La conocida 'medusa invertida' lanza granadas de veneno para cazar a sus presas. (Foto: Wikipedia)
La conocida 'medusa invertida' lanza granadas de veneno para cazar a sus presas. (Foto: Wikipedia)

Descubren que la llamada ‘medusa invertida’ no pica, sino lanza granadas de veneno

Investigadores de EE.UU. descubrieron que el veneno de la Cassiopea xamachana, un tipo de medusa sin tentáculos, emite su veneno mediante pequeñas granadas inofensivas pero que causan molestias en la piel.

La República
23 Feb 2020 | 7:59 h

Un grupo de investigadores del Laboratorio de Investigación Naval de los Estados Unidos ha descubierto que la Cassiopea xamachana, especie de medusa comúnmente llamada ‘medusa invertida’, lejos de picar a sus víctimas, les lanza microscópicas granadas de veneno.

Sin duda un hallazgo en la evolución de la medusa invertida por su capacidad de cazar sin tentáculos.

PUEDES VER Descubren el pez de cueva ciego más grande del mundo [VIDEO]

Según lo reporta el portal Science Alert, aunque el veneno no es tan fuerte como para representar un riesgo grave a los seres humanos, puede destruir células de la piel.

Un hallazgo que responde la interrogante que se tenía sobre esta especie: su modo de caza. Debido a que la medusa invertida no cuenta con tentáculos se creía que cuando se reportaban picaduras en surfistas y buceadores en el hábitat natural de la medusa invertida (Florida, el Caribe y Micronesia), estas provenían de tentáculos separados o especímenes más jóvenes.

PUEDES VER Descubren tortuga extinta con cuernos y caparazón de 3 metros [VIDEO]

Como si de una tela de araña se tratase, la herramienta de caza de la medusa invertida es su mucosidad pegajosa, la cual produce en grandes cantidades para atrapar a peces pequeños. En cuanto a los humanos, no hay de qué preocuparse, solo llega a producirse una sensación de agua urticante, picor, o ardor molesto.

Analizando dicho moco, los científicos descubrieron que dentro tiene unas estructuras que han bautizado como casiosomas. En su interior, un núcleo lleno de material gelatinoso, células urticantes llamadas nematocistos y entre 60 y 100 cilios, estructuras que parecen pelo y gracias y las que permiten a los casiosomas desplazarse por el fango.

Las investigaciones continúan, y de por sí ayudan a entender más a las criaturas del mar y cómo cuidarnos de cualquier tipo de daño, pero sobre todo relacionarnos mejor con ellas.

Medusa invertida

Video Recomendado

Lazy loaded component