Fue encarcelado por violación y 35 años después el ADN prueba que era inocente

Mundo LR

larepublica_pe

30 Ene 2020 | 4:20 h
Rafael Ruiz había sido condenado por el delito ocurrido en 1984. Fuente: Innocence Project.
Rafael Ruiz había sido condenado por el delito ocurrido en 1984. Fuente: Innocence Project.

Los resultados de los análisis hicieron que Rafael Ruiz fuera exonerado de todos los cargos en su contra por la Corte Suprema del estado de Nueva York, en Estados Unidos.

Rafael Ruiz, un hombre que pasó 25 años en la cárcel tras ser acusado de violación, fue exonerado de todos los cargos en su contra por la Corte Suprema del estado de Nueva York (Estados Unidos) luego que una prueba de ADN revelara que él no cometió el crimen.

El hombre, quien fue condenado en 1984 y salió de prisión en 2009, lamentó en un comunicado haber perdido 25 años de su vida insistiendo en su inocencia. A Ruiz se le había ofrecido un pacto de un año y medio a tres años por el delito.

PUEDES VER Policía grabó cuando abusó sexualmente de una menor en el interior de su auto

Las pruebas recolectadas tras la agresión fueron analizadas en una nueva investigación hecha por el Innocence Project en 2019. Los análisis mostraban que el ADN de este material no coincidía con el del acusado, quien tuvo dificultades para encontrar trabajo desde su excarcelación, según el diario The New York Times de Estados Unidos.

En el crimen, ocurrido en abril de 1984, la víctima dijo ser abusada en una azotea por tres personas que habían salido de un departamento. Un detective aseguró que un hermano de Ruiz y su cuñada, quienes le dijeron que Rafael y otro hermano suyo estuvieron esa noche en el departamento señalado por la agredida.

Sin embargo, el informe policial decía que ellos afirmaron que los acusados estuvieron allí “en algún momento de aquella semana”.

PUEDES VER Exalumnas de exclusivo internado demandan a docente de squash por abuso sexual

Según Innocence Project, el detective mostró a la víctima una foto de Ruiz junto con las de otras cuatro personas cuyo corte de pelo no coincidía con la descripción del asaltante, lo que junto a otras prácticas la indujo a señalar al hombre equivocado.

“Hoy siento que me he quitado un gran peso de mis hombros y espero vivir una buena vida de aquí en adelante", afirma hoy Ruiz, residente de Estados Unidos.