Encerró a sus 6 hijos durante años, abusaba de ellos y los golpeaba para “expulsar a los malos espíritus”

Mundo LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

23 Ene 2020 | 16:40 h
Se inició el juicio a Gerrit Jan van D. acusado de aislar a sus hijos de la civilización durante años y abusar sexualmente de ellos en el sótano de una granja en Holanda.
Se inició el juicio a Gerrit Jan van D. acusado de aislar a sus hijos de la civilización durante años y abusar sexualmente de ellos en el sótano de una granja en Holanda.

Se inició el juicio a Gerrit Jan van D. acusado de aislar a sus hijos de la civilización durante años y abusar sexualmente de ellos en el sótano de una granja en Holanda.

Tras permanecer nueve años en la impunidad, Gerrit Jan van D., viene siendo juzgado en Holanda por encerrar a sus seis hijos en una granja remota: los golpeaba y abusaba de ellos para expulsar a los “malos espíritus”.

El hombre, de 67 años, sometía a los jóvenes a “castigos físicos muy graves” cuando pensaba que algún “ente maligno” había ingresado a su cuerpo. Las autoridades acusaron a Van D. de atentar contra libertad de sus seis hijos de 2007 a 2019 y de “dar puñetazos, patadas y negarles la comida y la bebida”.

PUEDES VER: Cabra nace con ‘rostro humano’ y pobladores la adoran como un Dios [VIDEO]

Los abusos por parte de Gerrit Jan Van D. consistió en atar de pies y manos a uno de sus hijos y a otro lo obligó a pasar todo un verano en una casita para el perro, explicaron los fiscales.

El hombre también es sospechoso de abusar sexualmente de dos de sus tres hijos mayores bajo la complicidad de Joseph B., un austriaco de 58 años que vivía en la granja, ubicada en la localidad de Ruinerworl, Holanda.

“Me siento como si esto fuera una cacería de brujas”, declaró Joseph B. ante el tribunal. “Tengo la conciencia tranquila… No le he robado a nadie su libertad”, sostuvo en el juicio que se llevó a cabo el 21 de enero. En cambio, Van D. nos asistió al tribunal tras argumentar motivos de salud.

Como se recuerda, el escalofriante caso de la familia se dio a conocer en octubre de 2019 gracias a que el hijo mayor, que todavía vivía en la granja, acudió a un bar local en un estado confuso y denunció las precarias condiciones de vida en la que se encontraba su familia. La policía allanó la granja y arrestó a Gerrit Jan Van D. y a Joseph B.

El hombre, de 67 años, sometía a los jóvenes a “castigos físicos muy graves” cuando pensaba que algún “ente maligno” había ingresado a su cuerpo.

PUEDES VER: Indignación por imágenes de hombre lanzando a un perro al caudaloso río Ter [VIDEO]

“Espíritus malignos”

Los abusos por parte de Gerrit Jan Van D. consistió en atar de pies y manos a uno de sus hijos y a otro lo obligó a pasar todo un verano en una casita para el perro, explicaron los fiscales.

“Todos los niños hablan de castigos físicos muy graves si el padre creía que había un ‘espíritu malvado’ en ellos. Eso ocurría desde una edad muy temprana, a los cuatro o cinco años”, declararon los fiscales durante la audiencia.

Según los fiscales en Holanda, los seis hijos menores de los nueve que tuvo el hombre “vivían recluidos desde su nacimiento, estaba retenidos y tenían que estar tranquilos para que nadie supiera que existían”.

El hijo mayor acudió a un bar local en un estado confuso y denunció las precarias condiciones de vida en la que se encontraba su familia.

PUEDES VER: Filtran video íntimo de publicista puertorriqueña Andrea de Castro Font

Cuando se les preguntó a los niños sobre su aislamiento de la sociedad, ellos contaron a los fiscales que su “convicción de que tener contacto con el mundo exterior te hace ‘sucio’ y de que hay ‘espíritus malignos’ que entran en el cuerpo”. El padre decidía cuándo poseían los “malos espíritus” a sus hijos.

Cuando la supuesta maldad estaba en su interior, los niños eran aislados, tenían que rezar y los otros miembros de la familia no tenían permitido contactar con él, a veces durante meses”, sostuvieron los fiscales durante el juicio.

Video Recomendado

Lazy loaded component