La moda de los ‘condones USB’: qué son y cuándo deben emplearse

Un condón USB no permite que los dispositivos intercambien datos. Foto: Difusión.

No son de látex, pero tienen la misma efectividad. ¿Por qué emplear estos bloqueadores de datos USB puede salvar tu privacidad?

Mundo LR
03 Dic 2019 | 14:20 h

Parece mentira, pero no. La dependencia al celular es una constante en la generación de este siglo.

¿Quién no conoce a alguien que lleve una batería portátil, una funda con cargador incluido o algún cable USB?

PUEDES VER El rey de los condones de África: “Aquí todos los días se viola y aparece un nuevo caso de VIH”

Los negocios, cada vez más conscientes de ello, han incorporado en sus instalaciones puntos de carga.

Cualquier usuario puede encontrarlos en los aeropuertos, baños públicos, hoteles, centros comerciales, incluso en aviones, autobuses y trenes.

Pero emplearlos, a la vez, tiene un riesgo inminente que puede poner en riesgo nuestra privacidad y nuestros datos más sensibles.

Un condón USB no permite que los dispositivos intercambien datos. Foto: Difusión.

La mayoría de veces no sabemos quién está detrás de la pantalla, tampoco sus intenciones. Y, sin embargo, le estamos dando acceso a nuestras fotos, archivos, datos bancarios almacenados, email, etc.

Basta con conectar el teléfono a un cable USB comprometido para que un hacker pueda hacerse con los datos que desee.

En rigor, a esta práctica se le ha denominado juice jacking, un proceso por el cual, a través de un puerto hackeado, el ciberdelincuente graba todo lo que escribimos o miramos.

Incluso puede llegar a descargar programas en nuestro dispositivo que permitan nuestro seguimiento.

PUEDES VER La disparatada declaración de un cura: “Soy travieso, siempre llevo mi condón por si viene al caso”

Por esta razón, hace unos años que están en el mercado los llamados bloqueadores de datos USB, mejor conocidos como ‘condones USB’.

¿Cómo funcionan?

Los ‘condones USB’, o profilácticos de virus, son pequeños adaptadores USB con puerto de entrada y salida que permiten la alimentación energética del dispositivo pero bloquean el intercambio de datos.

Su precio ronda los diez dólares: son pequeños y, por tanto, portátiles.

Su función es evitar las infecciones por softwares maliciosos, que “secuestran la potencia informática, resultando en un mayor uso de la computadora y una ralentización de los dispositivos”, según la compañía tecnológica IBM.

Un condón USB no permite que los dispositivos intercambien datos. Foto: Difusión.

Con los ‘condones USB’, el usuario podrá cargar su dispositivo en cualquier lugar, ya que permite que la energía pase, pero no permite que los dispositivos intercambien datos, por lo que estarás libre de malware, virus e incluso protegerás los datos de tus pagos móviles o tu propia identidad.

PUEDES VER Un extraño virus acaba con la vida de la delfín más longeva de Barcelona

Neil Brown, experto británico en telecomunicaciones, tecnología y en privacidad online, fue el primero en enfocar la atención hacia estos dispositivos en su cuenta de Twitter en 2016, y cada vez se hace más evidente la necesidad de utilizarlos día a día:

¿Cuándo se debe emplear los ‘condones USB’ en tus dispositivos? La respuesta es contundente: siempre que utilices un dispositivo de terceros para cargar tú móvil.

Además, permiten cargas de energía a mayor velocidad, y minimizan las oportunidades de robar tus datos o que se instale software malicioso en el móvil.

Video Recomendado

Lazy loaded component