Siamesas reciben tratamiento en el Great Ormond Street de Londres. Foto: BBC
Siamesas reciben tratamiento en el Great Ormond Street de Londres. Foto: BBC

“La esperanza desapareció”: Un padre decide no separar a sus siamesas porque solo una vivirá

Si las siamesas Marieme y Ndeye son separadas, solo una de ellas vivirá. Si no las operan, mueren ambas. Su padre Ibrahima Ndiaye debe tomar una decisión agónica, pues médicos de Reino Unido aguardan por una respuesta.

La República
08 Ago 2019 | 16:20 h

Ibrahime Ndiaye debe decidir ya. Sus siamesas Marieme y Ndeye, de 3 años, comparten un solo hígado, una sola vejiga y sistema digestivo. Una posible cirugía en Londres, Reino Unido, solo salvaría a una de las pequeñas, pero si no son operadas, ambas morirán. Su padre enfrenta un dilema que termina en fatalidad, en ambos casos.

Cuando las niñas nacieron en la capital de Senegal, Dakar, en el 2016, sus padres ni siquiera esperaban la llegada de unas gemelas. Así que el hecho de que fuesen siamesas fue un shock, según indica The Guardian.

Las hijas de Ibrahima Ndiaye no sobrevivirán si no son sometidas a cirugía de separación. Foto: Phil Sharp / BBC

PUEDES VER Asombro médico por hallazgo de 526 dientes en la boca de un niño de 7 años

Ellos emprendieron una ardua batalla para buscar ayuda para sus pequeñas siamesas. Por fin, cuando ellas cumplieron 8 meses llegaron hasta el Great Ormond Street Hospital de Londres, en Reino Unido, un lugar especializado donde los médicos lograron la proeza de separar a 30 siameses.

A pesar de los esfuerzos de sus padres, a ellas les aguarda un futuro sombrío.

“Ndeye es vivaz, le gusta la atención y Marieme es una personalidad más tranquila, tranquila y reflexiva”, dijo Ibrahima Ndiaye, el padre de los gemelos. “Ndeye es fuego y Marieme es hielo”.

Durante más de dos años, los médicos buscaron una posible fórmula para que las dos niñas tengan una “vida normal”. No lo han logrado.

PUEDES VER Bipolaridad, autismo, depresión y otros trastornos comparten los mismos genes

El corazón de Marieme es mucho más débil, tan débil que la cirugía solo terminaría en muerte. Y si ella muere, su hermana más fuerte, Ndeye, también morirá.

¿Los cirujanos deben separarlas y poner en riesgo la vida de ambas niñas? o ¿dejar que las dos niñas mueran?

Ibrahima Ndiaye ha optado por la segunda pensando en la “igualdad” de sus hijas que tienen cerebros, corazones y pulmones separados

“La luz, la esperanza, desapareció”, reconoció Ibrahima, ante la disyuntiva más terrible de toda su vida.

Lazy loaded component

Fuentes: The Guardian, BBC

Video Recomendado

Lazy loaded component