“Mamá leona” que apuñaló a los violadores de su hija y mató a uno de ellos fue absuelta

Estefany Lujan
6 M04 2019 | 04:44h

Una llamada telefónica a medianoche alertó a Nokubonga Qampi: tres hombres violaban a su hija. La justicia de Sudáfrica la liberó de los cargos de homicidio.

Gritos en la oscuridad. Cuando Nokubonga Qampi entró a la habitación en la que tres hombres violaban a su hija Siphokazi estaba dominada por el terror, aún así se atrevió a iluminar la escena con la linterna de su celular. Allí vio que uno de ellos ultrajaba a la joven, mientras que los otros dos esperaban su turno con los pantalones abajo. Ello “la afectó mucho emocionalmente” dijo el juez Mbulelo Jolwana. La justicia de Sudáfrica determinó su liberación

La decisión judicial llega dos años y medio después de que las vidas de Nokubonga Qampi y Siphokazi padecieran por el golpe de la violación sexual y posterior muerte de uno de los culpables, identificado como Zamile Siyeka.

PUEDES VER: Juez sugirió a víctima de abuso que debió "cerrar las piernas" para evitar violación

Aquella noche de la tragedia la “mamá leona” recibió una llamada telefónica en la que le advertían que su hija era violada a solo 500 metros de su casa. Lo primero que hizo fue llamar a la Policía pero no obtuvo respuesta.

Además, ella era consciente de que los agentes tardarían en llegar porque su pueblo se halla en medio de las colinas de la provincia Cabo Oriental, en Sudáfrica. Ella era la única que podía ayudar a la joven de 25 años.

"Tenía miedo… me paré en la puerta y les pregunté qué estaban haciendo. Cuando me vieron, vinieron hacia mí, y ahí fue cuando pensé que tenía que defenderme, fue una reacción automática", relata Nokubonga a la BBC.

Zamile Siyeka, Zolisa Siyeka y Mncedisi Vuba la atacaron y ella se defendió con un cuchillo de cocina. Al notar la furia de la “mamá leona” ellos intentaron huir, incluso uno saltó por la ventana.

Nokubonga Qampi no tuvo tiempo de ver cuál era la magnitud de las heridas de los violadores de su hija, pues decidió proteger a su hija y se marchó a la casa de una amiga que vivía cerca.

PUEDES VER: Adolescente reveló en Instagram que fue abusada por 10 sujetos en una fiesta

La detención de Nokubonga Qampi, la "mamá leona"

Cuando la Policía de Sudáfrica llegó arrestó a  Nokubonga y se la llevó a la comisaría local. Mientras que Siphokazi fue trasladada a un hospital, pero no dejaba de pensar en el encierro de su madre y le dolía mucho la posibilidad de que fuese condenada a prisión por años.

"Rogaba que si la enviaban a prisión, yo pudiese cumplir la condena en su lugar", contó a la BBC.

También detalló que no recibió el apoyo necesario, puesto que jamás asistió a tratamiento psicológico.
 
Debido a su pobreza, Nokubonga Qampi parecía haberse resignado a un destino de reclusión, según detalla la abogada que la representó durante el proceso, Buhle Tonise.

“Cuando te encuentras con gente en ese nivel de pobreza, sabes que la mayoría de las veces sienten que irán a prisión porque no tienen a nadie que las defienda. El sistema de justicia es para aquellos que tienen dinero", lamentó.

Sin embargo, madre e hija no esperaban que los medios crearan el mito de la “mamá leona”, ya que en Sudáfrica ocurren al menos 110 violaciones al día y casi no son visibilizados en la agenda mediática de la prensa.

Presidente de Sudáfrica

Cyril Ramaphosa, presidente de Sudáfrica, calificó de "crisis nacional" la frecuencia con la que ocurren las violaciones sexuales en su país. Foto: Difusión

El caso de las dos mujeres llamó la atención. La figura de la madre protegiendo a su hija caló en la opinión pública. Debido a que no podían escribir su nombre para proteger el anonimato de su hija, un periódico la llamó “mamá leona”.

"Al principio no me gustaba porque no lo entendía", dice Nokubonga. "Pero luego comprendí que quería decir que yo era una heroína".

La ciudadanía de Sudáfrica criticó masivamente la decisión de acusar a Nokubonga de asesinato y recaudó fondos para ayudarla a preparar su defensa ante la corte.

Cuando ella tuvo su primera audiencia, la corte se hallaba llena de gente que había asistido para mostrar su apoyo y transmitirle fuerza.

Siphokazi renunció a su anonimato al concluir el juicio para difundir un mensaje de esperanza a sus compañeros sobrevivientes de violación. "Le diría a una persona que incluso después de un ataque de este tipo incluso hay vida más allá de eso, todavía puedes volver a la sociedad". Todavía puedes vivir tu vida ", señaló.

Fuente: BBC

Video recomendado