“Se puede violar a las mujeres porque está en el Corán”, afirma una esposa del ISIS

La República
h

Mujer justificó la violencia sexual, el maltrato y asesinato de mujeres yazidíes porque, según explica, los prisioneros de guerra son “propiedad” del Estado Islámico y “está en el Corán”.

Indignante. Una de las esposas del Estado Islámico (ISIS) justificó el abuso sexual y el asesinato de mujeres yazidíes porque, según explica, los prisioneros de guerra son “propiedad” y además “está en el Corán”.

En un vídeo grabado con un teléfono móvil, la mujer responde a otra sobre el tratamiento de las mujeres yazidíes por los terroristas del Dáesh.

PUEDES VER: Se entregó el hombre que abusó y embarazó a su hijastra de 16 años

En el material, se escucha cómo la mujer desde su interpretación del Corán justifica la violación y el asesinato de las yazidíes, que son "propiedad" al tratarse de prisioneras de guerra, por lo que “pueden ser tratadas como objetos”.

 "No es una violación del Islam porque son de tu propiedad", añade, de acuerdo al clip que publicó el diario británico Daily Mail. "Si está en el Corán, ¿quién soy yo para cuestionarlo?", expresa finalmente.

Secuestro de yazidíes

El Estado Islámico considera a los yazidíes como unos infieles y les ha señalado para su esclavitud o su exterminio. De hecho, Salua Sayed al Omar, una mujer yazidí raptada por el ISIS, liberada recientemente ante los avances en el último enclave del grupo en el este de Siria, contó que los yihadistas "secuestraron a mujeres, abusaron de ellas y las mataron".

"Una mujer era pasada de un hombre a otro a menos que hubiera alguno que tuviera algo de piedad", agregó. Miles de yazidíes fueron secuestrados cuando los yihadistas irrumpieron en Sinyar, donde residía la mayor parte de la comunidad yazidí en Irak, en agosto de 2014, en el marco de su ofensiva relámpago en el norte y el noroeste del país.

Los yihadistas asesinaron y secuestraron a más de 9.000 miembros de esta comunidad, en lo que Naciones Unidas ha descrito como una campaña de genocidio contra ella. Líderes de la comunidad han señalado que cerca de 3.000 personas siguen desaparecidas.

Desde la liberación de Sinyar han sido halladas decenas de fosas comunes con numerosos cuerpos de miembros de la comunidad yazidí, a la que los yihadistas consideraban "adoradores del demonio".