Se refuerza la hipótesis de un complot en Brasil

atentado. Con lo que se sabe hasta ahora se cree que el ataque a Bolsonaro fue financiado por terceras personas. Candidatos llaman a una campaña pacífica.

9 Sep 2018 | 2:00 h

atentado. Con lo que se sabe hasta ahora se cree que el ataque a Bolsonaro fue financiado por terceras personas. Candidatos llaman a una campaña pacífica.

A medida que avanzan las investigaciones policiales sobre el ataque al candidato de derecha Jair Bolsonaro, surgen datos que sorprenden. El victimario, Adelio Bispo de Oliveira, era en un inicio un señor con instrucción terciaria. Pero según las últimas informaciones es tan solo un ayudante de albañil, que suele cambiar de empleo y de vivienda con mucha frecuencia.

Ahora se sabe que el hombre alquiló, dos semanas antes, un cuarto en una casa de dos pisos en pleno centro de Juiz de Fora, ciudad donde fue herido el diputado. Y además decidió pagar por adelantado 400 reales (100 dólares) en dinero.

Según describió el diario Estado de Sao Paulo, Adelio se comportó en forma muy reservada. Y apenas lo vieron una vez comprando pan. El otro dato que trascendió en las esferas policiales fue que había cuatro celulares y una notebook en el cuarto del atacante. La pregunta que se hacen muchos en Brasil es cómo consiguió poseer tantos aparatos, y además pagar anticipadamente la pensión, cuando Oliveira tenía muy escasos ingresos.

Sus defensores dicen que el hombre actuó por su propia cuenta y con una motivación política. Estaba irritado por el “discurso de odio” de Bolsonaro. “Él afirma que actuó en forma solitaria y que no tuvo la ayuda de otras personas”, declaró su abogado Zanone Manoel.

Hay también otro elemento sorprendente: Cómo una familia de escasos ingresos logra pagar la defensa del imputado por el delito, en la que participan nada menos que cuatro profesionales. Según Zanone, el grupo familiar decidió sostenerlo “por una cuestión de iglesia y de familia”.

Para completar el escenario, la familia tuvo que mudarse de su lugar de residencia en Montes Claros, a unos 800 kilómetros de Juiz de Fora. La razón es evitar “represalias” por el atentado. Ellos dijeron que se habían mudado “al campo”, pero mantuvieron en sigilo el lugar. Adelio, a su vez, fue trasladado a una prisión federal para garantizar su seguridad.

otra estrategia

  • Los principales candidatos, que venían atacando a Bolsonaro se abstuvieron de nuevos ataques y pasaron a defender la tolerancia.
  • Admiten que el ataque favorecerá al ultraderechista, que ya es líder en los sondeos con un 22%.

Te puede interesar