Italia: bandas sicilianas quebraban huesos a vagabundos para cobrar seguros

Horror en Italia. Policía detalló el modus operandi de las mafias, quienes sin escrúpulos, se aprovechaban de los más necesitados. 

13 Ago 2018 | 1:59 h

Horror en Italia. Policía detalló el modus operandi de las mafias, quienes sin escrúpulos, se aprovechaban de los más necesitados. 

Sin remordimiento de nada, dos bandas delincuenciales en Italia fueron detenidas, tras descubrirse el sucio negocio que tenían en las calles de Sicilia. 

Las once personas fueron acusadas de atacar y quebrar los huesos de varios vagabundos. Se informó que los italianos fracturaban los brazos y las piernas de sus víctimas para fingir accidentes en la calle y cobrar los seguros.

PUEDES VER   Mujeres se agarran a cachetadas por el mejor lugar para tomarse un selfie [VIDEO]

Sus víctimas, quienes muchas veces aceptaban los golpes para quedarse con algo del dinero, eran mayormente enfermos mentales, drogadictos, alcohólicos y gente de extrema pobreza. Uno de los afectados contó a la policía italiana que les golpeaban las extremidades con discos de hierro, similares  a las que se usan en los gimnasios, para provocarles fracturas severas. 

Medios italianos informaron que la investigación policial se inició tras el hallazgo en la vía pública del cadáver de un tunecino en enero de 2017. Si bien al principio se creyó que había sido atropellado, los forenses descubrieron que se trataba de fracturas realizadas antes de su fallecimiento. 

En Italia, las indagaciones de la policía llevaron a la captura del perito de seguros Michele Caltabellota, quien era el jefe de una de las dos bandas criminales. 

Según la policía, la crueldad de estos grupos no conocía límites: "A las víctimas las obligaban a caminar con muletas o en sillas de ruedas. De esta forma, les era más fácil engañar a las compañías de seguros". Trascendió que las bandas llegaron a recaudar más de 150.000 euros.  Así también, se reportó que a las víctimas se les prometían sustanciosas cantidades, pero en realidad les daban poco más que una limosna: 300 euros por brazo roto y 400 por una pierna.

Una enfermera de neurología del hospital Cívico de Palermo también fue detenida, tras ser identificada como la persona que suministraba anestesia para las víctimas. 

El jefe de la escuadra móvil de Palermo, Roberto Ruperti, dijo que era la primera vez que se descubría un “negocio” criminal tan cruel y que los resarcimientos por cada caso podían trepar a los 150 mil euros.

Te puede interesar