Restricciones a los turistas para proteger la ciudad

El País. Cien euros de multa por tumbarse en un banco. El doble por comer en zonas prohibidas, y hasta 450 por bañarse en canales y ríos abiertos al público. La ciudad de Venecia, que recibe 25 millones de visitantes al año, tiene una larga lista de prohibiciones.

Ante el descaro de algunos turistas, el objetivo de la Administración local es salvaguardar el orden y el decoro. Hace unos días, después de que dos jóvenes se zambulleran en el Gran Canal, hecho que sucede por enésima vez en la ciudad, el concejal a la Seguridad Giorgio d’Este puso el grito en el cielo: “¡Noche en el calabozo para los groseros!”.

Venecia está en peligro y las autoridades intentan salvaguardar así la esencia de esta ciudad declarada Patrimonio Mundial por la Unesco.

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO