La amabilidad significa ser digno de ser amado, ser cariñoso, cortés y agradable, cualidades que deben ser formadas en los niños desde temprana edad.

Los cuentos son una buena herramienta para educar en valores a los niños. Gracias a ello, podemos aprovechar cada una de estas lecturas para reflexionar con los niños sobre temas y valores esenciales.

Los padres siempre buscamos lo mejor para nuestros hijos, por lo que le brindamos una buena educación, que tengan buenos hábitos como la amabilidad. Pero, a veces es complicado poder hacerles comprender este valioso valor.

Por ello, para que los niños puedan aprender varias cosas valiosas para desarrollar su aprendizaje y formar sus valores, la mejor manera es a través cuentos o fabulas, que siempre brindan una moraleja y ayudan a comprender a los niños el valor de ser personas amables.

A continuación, te dejamos los cuentos que podrías compartir con tu hijo y los valores que puede proporcionarle, señalados en el portal Eres mamá. ¡Lo mejor para tu familia!

Daniel y las palabras mágicas

Si queremos algo más directo, la historia de Daniel y su abuelo será lo que buscamos. Narra las aventuras de un niño a quien, para su cumpleaños, su abuelo le ha dado un obsequio peculiar: una caja llena de letras.

En esa caja, Daniel tiene la fórmula para formar las palabras más amables que existen. Con ellas, el pequeño podrá hacer muchas cosas. Hacer feliz a la gente y lograr que todos confíen son parte de los poderes que ahora tendrá este pequeño.

A lo largo del cuento, los niños aprenden el poder de las palabras amables. ‘Te quiero’, ‘gracias’, ‘buenos días’, ‘por favor’, ‘lo siento’, etc. En resumen, Daniel les enseña a nuestros niños a ser amables mediante el uso de estas frases.

Pepito detective

¿Quieres enseñarle a tu pequeño sobre las bondades de dar a los demás? ¡Este es el cuento ideal! Pepito encuentra una lupa y su madre le dice que solo se quedará con ella si no encuentra a su dueño.

Por eso, Pepito se esfuerza en su búsqueda y sigue unas huellas de pato. Al dar con el final del recorrido, encuentra un señor. Este le comenta que ha perdido su pato, y también la lupa con que lo buscaba.

Al escuchar esto, Pepito entiende que debe devolver la lupa al señor. Sin embargo, cuando va regresando a casa escucha el llamado del anciano. El hecho es que, como premio por ayudarlo en su urgencia, Pepito recibe la lupa nuevamente.

Asimismo, para continuar con su aprendizaje, puedes consultar en internet sobre cuentos sobre la amabilidad para niños. En la red existen un gran número relatos que podemos descargar gratuitamente.

Limonato, el cascarrabias

Este es un cuento que se basa en dos personajes “Limonato y Marín”.

Limonato es un anciano que, desde muy pequeño, ha tenido una muy mala actitud hacia los demás. Por eso, anda solo por la vida. Un día, se encuentra con Marín, un niño cuyos padres se esfuerzan por enseñarle a ser amable.

Marín siempre tiene un gesto hacia Limonato, pero él siempre lo evade y responde de mala forma. Un día, después de tantos encuentros, el anciano se encuentra llorando y el niño se le acerca y le pregunta el motivo de sus lágrimas.

El problema de Limonato es que ya es anciano y no sabe cómo volver a comenzar. Marín le explica que debe ser feliz en cada minuto de vida que tiene. La conclusión es fácil: nunca es tarde para empezar a ser amables.