Ya sea colores cálidos o fríos, es importante conocer el efecto que pueden causar.
 

Los colores influyen en el comportamiento de las personas, es por ello que es prudente utilizarlos correctamente, para que así sean parte de la composición en la decoración de las áreas que se van a pintar.

Ya sea departamento o casa, hay que tratar de hacer de este lugar lo más confortable posible, porque se va a pasar mucho tiempo en ese lugar y tiene que ser agradable, cómodo, tranquilo.

Cada habitación tiene una funcionalidad diferente, es por ello que el color que se decida utilizar para cada una de ellas, le dará personalidad y aportará positivamente a las tareas que se realizarán en esa área.

De acuerdo a la psicología del color las personas reaccionan de diferentes maneras ante determinados estímulos cromáticos, esta es la razón por la que cada color tiene gran influencia, produciendo sensaciones y efectos en el comportamiento. 

COLORES Y SENSACIONES

Los colores celestes y azules claros o en tonos pastel, dan tranquilidad, serenidad, se recomienda para la sala de estudio, ya que favorecen a la concentración y a la creatividad. Este color también reduce la irritabilidad y conlleva a la productividad.

Para pasillos, recibidores, zonas de paso, es recomendable combinar los colores claros con el color rojo ya que es un color energético que evoca al movimiento, pero es recomendable utilizarlo con moderación, como dicen de lo bueno poco, así lograremos dinamismo y vivacidad. El abuso de este color, puede provocar ira, enojo, frustración.

Los colores violetas o morados, son colores de la realeza, utilizarlos en la decoración de la sala, nos da una sensación de sofisticación, elegancia, se recomienda utilizarla como decoración secundaria y combinarla con tonos claros como blanco o un purpura muy tenue.

Los colores lilas invitan a la relajación, generan calma y es ideal para los dormitorios ya que combinados con muebles claros hacen el complemento ideal para una habitación que invite al descanso, de hecho pueden ser combinados con algún tono violeta, para realizar un contraste agradable a la vista.

Los colores anaranjados son sumamente energéticos y generan entusiasmo, por lo que es ideal utilizarlo para un área donde van a jugar los niños. El dinamismo de este color es recomendado para áreas de esparcimiento y entretenimiento.

Psicológicamente cuando vemos el color amarillo, pensamos en felicidad, este es ideal para el área de la cocina ya que invitan a la alegría, al compartir, es un color que se asocia con el optimismo y la energía positiva.

Los colores blancos dan amplitud, provocan paz, serenidad y combinados con los  oscuros son un gran complemento dando un bonito contraste, siempre que sean utilizados armoniosamente. Cabe recalcar que usar excesivamente un color, transmitirá, desespero e inquietud.

Conociendo las sensaciones que producen los colores, se puede dar la personalidad que se quiera al lugar donde se va a vivir. Se podrá disfrutar más y definitivamente el estado de ánimo y humor serán positivos.