PARO DE TRANSPORTISTAS - MTC anuncia suspensión de la movilización, pero gremios urbanos de Lima y Callao continuarán DESLIZAMIENTO EN CHAVÍN DE HUÁNTAR - Suspenden temporalmente visitas al museo y monumento

Tragedia ambiental: ríos que agonizan

La minería es una actividad importante para el país. Sin embargo, hay operaciones enemigas del medioambiente. La República llegó al río Titire y comprobó los pasivos ambientales dejados por Aruntani.

Hace 20 años, en estas aguas crecían y se pescaban truchas. Actualmente no queda nada de eso. Foto: Juan Carlos Cisneros / La República
Hace 20 años, en estas aguas crecían y se pescaban truchas. Actualmente no queda nada de eso. Foto: Juan Carlos Cisneros / La República
La República

(Texto y fotos: Liubomir Fernández y Juan Carlos Cisneros)

Manos que reclaman

En Puno, Lorencia Manzano camina cerca a las aguas amarillentas que cruzan bajo el puente peatonal de río Titire y muestra claramente la contaminación. Hace 20 años allí crecían y se pescaban truchas. Actualmente no queda nada de eso. Incluso, el agua no es apta para consumo humano ni animal. El agua está contaminada con minerales. Esto sucede en la unidad Florencia Tucari, de la empresa Arunatin, que está en proceso de cierre, luego de explotar oro durante 20 años. Ha generado pasivos ambientales en una fuente hídrica que desciende por los valles de Moquegua y Arequipa.

Foto: Juan Carlos Cisneros / La República

PUEDES VER: Sindicato de minera Las Bambas preocupado por anuncio de paralización de actividades

Peligroso

Gobierno Regional de Moquegua hizo estudios en 29 ciudadanos que beben el recurso del Titire. Según Convoca, tenían 19 concentraciones mayores al valor referencial de arsénico.

Foto: Juan Carlos Cisneros / La República

Foto: Juan Carlos Cisneros / La República

PUEDES VER: El mineroducto fantasma: Las Bambas en su hora cero

La otra cara de la moneda

En el río Gatullani, de Puno, no todo está perdido por la contaminación. Todavía se conservan puntos de agua cristalina donde se pueden encontrar truchas y dar de beber a los animales, pero si las autoridades no toman las medidas correspondientes, en caso haya proyectos extractivos cerca, nada los exime de estar expuestos a contaminación ambiental. La naturaleza pierde.

Foto: Juan Carlos Cisneros / La República