Presentan proyecto de ley para el acceso gratuito de productos menstruales en el Perú

La República

larepublica_pe

A través de esta iniciativa presentada por la congresista Arlette Contreras, también se busca que haya educación menstrual en los centros educativos. Foto: composición.
A través de esta iniciativa presentada por la congresista Arlette Contreras, también se busca que haya educación menstrual en los centros educativos. Foto: composición.

"Todas las mujeres tienen el derecho a la salud menstrual y al acceso a productos de gestión menstrual como insumos de primera necesidad", enfatiza la propuesta presentada por la congresista Arlette Contreras.

Recientemente, la parlamentaria Arlette Contreras presentó el proyecto de ley N°5797, que busca garantizar el acceso universal, igualitario y gratuito de productos vinculados a la gestión menstrual para niñas, adolescentes y mujeres adultas.

“Se considera como productos de gestión menstrual a las toallas higiénicas descartables y reutilizables, los tampones, las esponjas marinas menstruales, los paños absorbentes lavables, la ropa interior absorbente, copas menstruales y a todo producto de contención apto para su utilización durante la menstruación”, precisa el documento.

PUEDES VER Productos de salud menstrual: ¿por qué debería plantearse que sean subsidiados por el Estado?

En promedio, las mujeres menstrúan por 2.400 días durante toda su vida, lo que significa que deben usar productos para su salud menstrual durante siete años seguidos. Es así que, debido a la crisis sanitaria por el coronavirus (COVID-19), la población femenina es una de las más vulnerables —por la histórica desigualdad salarial de género y la feminización de la pobreza—, de modo que ahora tienen mayores trabas para costear estos insumos de primera necesidad.

Con esta iniciativa, la persona menstruante tendrá el derecho a elegir y acceder al tipo de producto que mejor se ajuste a sus necesidades. Estos deberán ser distribuidos en establecimientos públicos de salud, instituciones educativas, universidades, centros penitenciarios y albergues.

Lazy loaded component

Además, el Gobierno, a través del ente rector, creará el Programa Nacional de Promoción de Salud Menstrual, con el objetivo de asegurar el acceso a estos productos vinculados a la menstruación y también deberá impulsar la educación menstrual en todos los centros educativos, ya que investigaciones sugieren que esta es una de las razones por las que las menores se ausentan de las escuelas.

Según un estudio de Unicef y el Instituto de Estudios Peruanos (IEP), un 35.6 % de niñas y adolescentes en Perú contó que faltan a clases todos los meses a causa de su menstruación. En muchos colegios, los servicios higiénicos no son adecuados y el personal no cuenta con insumos de salud menstrual para entregar en caso de emergencias.

De esta manera, la congresista Contreras sostiene que esta iniciativa legislativa es una “propuesta de las organizaciones de mujeres y feministas”, que tiene por objetivo contribuir con la igualdad de género, a través de la visibilización de la ‘pobreza menstrual’ que afecta a millones de mujeres y la pronta atención sobre los falsos mitos de la menstruación.

PUEDES VER Más del 90 % de niñas y adolescentes en el Perú sienten vergüenza de menstruar, según Unicef

¿Cuánto cuesta menstruar en el Perú?

De acuerdo al estudio del Instituto Peruano de Obstetricia, una mujer gasta en un paquete de toallas higiénicas un promedio de S/5.28, monto que representa un gasto total de S/63 anuales, sin incluir la adquisición de compresas nocturnas especiales, pastillas para el dolor menstrual, productos extra de limpieza, entre otros.

View this post on Instagram

Cuando hablamos de 𝓼𝓪𝓵𝓾𝓭 𝓶𝓮𝓷𝓼𝓽𝓻𝓾𝓪𝓵 nos referimos al bienestar deseable de toda niña, niñe, adolescente, mujer y persona menstruante en relación a la vivencia de su menstruación y ciclicidad; de acuerdo a su desarrollo e identidades. Esto implica:【1】acercamiento y acompañamiento a la menstruación y ciclicidad libre de estereotipos, para el autoconocimiento pleno del cuerpo y sus procesos (físicos, fisiológicos, psicológicos, psicosociales, etc.);【2】acceso a información adecuada sobre la misma y sobre los insumos o técnicas para la gestión menstrual, que permitan la elección (informada y libre) de prácticas de autocuidado menstrual adecuadas para cada una/e; y【3】condiciones que brinden seguridad y eviten cualquier forma de discriminación basada en este proceso (la menstruación), a nivel familiar, escolar (o en cualquier otro entorno educativo), laboral, comunitario y social. #SomosMenstruantes #saludmenstrual #menstruación #ciclicidad #acompañamiento #autoconocimiento #gestiónmenstrual #autocuidado #nodiscriminación #libredeestereotipos #libredeestereotiposdegénero #libredeestereotiposyfeminista #menstruacionconsciente #menstruaciondiversa

A post shared by Somos Menstruantes (@somosmenstruantes) on

Uno de los principales argumentos en contra de que los Estados asuman el costo de los insumos de salud menstrual es asociarlos a características biológicas de hombres y mujeres, comparándolos con productos como afeitadoras o suspensores. Sin embargo, la naturaleza de cada ítem revela que no existe tal equilibrio.

‘‘Las personas que opinan de esta manera no entienden que la menstruación no es una cuestión de higiene ni está relacionada a las prácticas de belleza o estética. Los insumos para la gestión menstrual no son un lujo. Afeitarse es una opción estética, gestionar la menstruación no lo es, es una cuestión de autocuidado y salud’‘, declaró en una entrevista para La República, Mariel Távara, psicóloga y gestora del proyecto Somos Menstruantes.