Nicole Kidman camina a los Óscar

Festival de toronto. La actriz recibe críticas positivas por su trabajo junto a Russell Crowe en el drama actual Boy Erased y por su transformación física en Destroyer.

Festival de toronto. La actriz recibe críticas positivas por su trabajo junto a Russell Crowe en el drama actual Boy Erased y por su transformación física en Destroyer.

Al margen de que su apariencia fue comentada por el supuesto exceso de bótox, Nicole Kidman está en el Festival de Toronto (que acaba hoy) por partida doble camino al Óscar. Dos de sus películas: Boy Erased y Destroyer han captado la atención de la crítica, que apuesta por ella en la próxima edición de los premios de la Academia.

Con el drama Boy Erased (Niño borrado), la actriz interpreta junto a Russell Crowe a una pareja religiosa que lleva a terapia de conversión sexual a su hijo, interpretado por Lucas Hedges (de Machester by the Sea). El guion sobre un adolescente que logra asumir su homosexualidad delante de sus padres, pero que es enviado a un campamento, está basado en la historia real de Garrard Conley, quien escribió en el 2016 el drama que vivió en un lugar para la conversión sexual en Estados Unidos.

Nicole Kidman y Russell Crowe interpretando a los padres llegarán lejos en la carrera de premios”, dice la crítica del El Mundo de España. La película fue aplaudida en su estreno en Toronto, donde asistió el escritor. “El público en pie aplaudiendo durante 10 minutos y repitiendo los aplausos cuando el autor del libro salió junto a su madre, su salvadora”. Boy Erased fue dirigida por Joel Edgerton, quien también tiene un papel dentro del filme.

De otro lado, Kidman tiene otro boleto de regreso a los Óscar, premio que ganó como Mejor actriz por su transformación en Virginia Wolf en Las horas(2003). Esta vez se trata de Destroyer, un filme en el que interpreta a una policía de Los Ángeles, destrozada por su pasado como infiltrada en una banda criminal. Según las palabras de la directora Karyn Kusama, “viste la fealdad en el exterior”.

La actriz opina al respecto: “La película fue realmente difícil para mí. Es tan extrema, tan diferente de quien soy. Quería que fuera real y auténtica. No quería aparecerme y hacer una actuación. En cierto modo, tuve que mudarme y existir por un tiempo en un lugar en el que no me gustó estar ni mental ni físicamente”.

La crítica

Para Variety, la actriz sería nominada al Óscar como secundaria por Boy Erased. “Kidman tiene una pista más fácil para llamar la atención aquí que en su vehículo protagonista Destroyer, un oscuro y atroz drama criminal que es una situación más difícil”, predice Kristopher Tapley.

Otro crítico, Brian Tallerico, cree que llegaría a competir por una estatuilla dorada por su transformación física, comparada a la Charlize Theron en Monster. “El mejor de los dos es el brutal Destroyer de Karyn Kusama, que básicamente convierte a Kidman en una mujer muerta caminando. Con el maquillaje pesado, Kidman nunca se ha visto más desaliñada ... solo espera el momento hasta que haga algo tan tonto como para morir realmente. Sus ojos están inyectados en sangre. El trabajo de Kidman es transformador”.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO