HOY - Melgar busca hacer historia en la Copa Sudamericana al enfrentar a Deportivo Cali

4x10 La fórmula para evitar el contagio y activar la economía [VIDEO]

Trabajo con distanciamiento. Expertos peruanos participaron en una videoconferencia con el Dr. Uri Alon, del Instituto Weizmann de Israel, cuya propuesta se basa en cuatro días de trabajo por diez de distanciamiento social.

Trabajo sin contagio. Los turnos y la asistencia al trabajo deben cambiar con esta fórmula. Reactivaría la economía y evitaría nuevos picos de contagios y tratamientos. (Foto: AFP)
Trabajo sin contagio. Los turnos y la asistencia al trabajo deben cambiar con esta fórmula. Reactivaría la economía y evitaría nuevos picos de contagios y tratamientos. (Foto: AFP)
Roberto Ochoa

Mientras el Gobierno de Martín Vizcarra decide la postergación o no de la cuarentena, expertos dentro y fuera del Perú estudian posibles escenarios que tengan como fórmula mágica evitar el contagio y, al mismo tiempo, reactivar la economía.

A principios de abril publicamos en La República la propuesta de un equipo de biólogos y matemáticos del prestigioso Instituto Weizmann (Israel) encabezado por el Dr. Uri Alon. En ese informe resaltamos su propuesta de aplicar la fórmula de dos días de trabajo por cinco de descanso con distanciamiento social, aplicado luego de flexibilizar el estado de emergencia.

PUEDES VER Apoyo Consultoría: Economía peruana podría caer hasta un 12% por el coronavirus

Dicha recomendación fue recogida por el Instituto de Ciencias de la Naturaleza, Territorio y Energías Renovables (INTE) de la PUCP; quienes organizaron una videoconferencia con la participación del propio Uri Alon y moderada por Patricia Inturregui (PUCP). El coloquio contó con la participación de funcionarios del MINSA, académicos, empresarios y profesionales vinculados al sector laboral público y privado.

Esta vez, Alon y su equipo especializado en biología de sistemas sustentaron una ampliación de su modelo primigenio de “bloqueo inteligente” de 2x5 a una fórmula de 4 días de trabajo por 10 de internamiento.

Como lo reconoció el presidente Vizcarra, un levantamiento total del distanciamiento social amenaza con retornar el riesgo de infección, por lo que la propuesta de Alon permite controlarlo y, lo que es también importante, devolver cierta normalidad durante unos días por semana a la población, al tiempo que activa parte de la economía.

PUEDES VER La suspensión perfecta

El “bloqueo inteligente” permitirá que millones de personas vuelvan a su puesto de trabajo, al menos, cuatro días a la semana, manteniendo sectores económicos clave. No solo beneficiará a la empresa, también servirá psicológicamente al trabajador afectado.

En la videoconferencia quedó en claro que se trata de una estrategia simple, flexible, eficiente para el control de la epidemia y que podría beneficiar a los trabajadores de la pequeña y mediana empresa, incluso informal. Una vez que la epidemia baja, para evitar un rebrote que tendría consecuencias devastadoras en lo económico y psicológico se trabaja 4 días (por ejemplo, de lunes a jueves) y luego hay que estar confinados por 10 días. Se harían dos grupos de trabajo (A y B) de forma que habría una actividad económica semicontinua (ver infografía).

Lazy loaded component

Pequeños negocios

También quedó en claro que esto aliviará hasta en un 40% de ingresos a todos los desempleados durante la cuarentena. Podrían funcionar los pequeños negocios, las peluquerías, las ferreterías, los gasfiteros, carpinteros, dentistas.

PUEDES VER En Tacna conformarán comité regional para la reactivación económica

El confinamiento de los diez días es bajo las mismas condiciones que estaba antes, siempre y cuando se sepa que está funcionando. Si no funciona, el confinamiento debe ser más estricto. Eso sí, los 4 días de trabajo no sería trabajar como antes, tendría que haber distanciamiento social garantizado, higiene extrema, etc.

“Es una estrategia flexible porque se puede ajustar en el transcurso de su aplicación según los resultados. Inclusive podría aplicarse en un lugar de baja densidad poblacional como caso piloto de forma inmediata”, sostuvo Patricia Iturregui, del INTE-PUCP.

PUEDES VER COVID-19: “Económicamente este año va a estar muerto”

Como se formarían los grupos A y B, cada empresa organizaría esto según lo más eficiente para ellos. Si una empresa formal operaba 10 horas diarias, tendría que extender esto para adecuar turnos y eventualmente contratar más personas en más turnos. La creatividad será indispensable y habrá un poco de trabajo de organización. En cuanto a los trabajadores del sector informal tendría que ser una estrategia de números pares o impares por DNI, u otro mecanismo.

Para Carmen Roca, representante de WIEGO para América Latina, el modelo que propone el Instituto Weizmann es bastante interesante, piensa fuera de los parámetros normales de “salir” o “permanecer” en aislamiento, y usa el ciclo de infección del virus en su propia contra. “Siendo el empleo informal tan grande en nuestro país (73% del empleo total, y 65% del empleo no-agrícola), y siendo los independientes autoempleados los que constituyen el segmento más grande del empleo en Perú, el modelo es relevante para ellos”, sostiene.

Resalta que la propuesta permite generar ingresos, retomar sus oficios, de lunes a jueves, y luego parar desde el viernes hasta el domingo de la semana siguiente, por 10 días. “No es que como WIEGO promocionemos una estrategia de salida u otra de la cuarentena, sino que pensamos en cómo cada estrategia de salida impacta en los trabajadores de empleo informal en condición de pobreza”.

PUEDES VER En la economía habrá un antes y un después del coronavirus

Siguiendo este modelo, Roca reconoce que luego de más de 30 días, la población trabajadora más vulnerable no tiene ya cómo alimentar a su familia sin trabajar. “La situación pre-COVID ya era bastante vulnerable con la generación de ingresos en el día para el subsistir del mismo día. En la decisión final del cómo salir tendrán voz los epidemiólogos y otros profesionales sanitarios. Lo interesante es que este modelo va midiendo, conforme avanza en el tiempo, el incremento en contagios, para ver si un aislamiento total es necesario”.

“Algo muy importante es la confianza generada en los inversionistas, que sabrían qué es lo que va a suceder, así el adaptarse a ese ritmo sea un esfuerzo para las empresas y personas. Bajaría la tensión por posible disturbios sociales, que ya los estamos viendo en Comas, San Martín de Porres, San Juan de Lurigancho, por mencionar solamente Lima, donde los trabajadores ya necesitan salir a generar ingresos. Y sus clientes los reciben gustosos pues están cerca de ellos”, agrega.

PUEDES VER A ciudadanos irresponsables poco les interesa el distanciamiento social [Vídeo]

Lo importante es que la estrategia de salida escuche no solo a la parte sanitaria, no solo a la gran empresa, sino que empiece por conectar con la mayoría del empleo en el país. Es un segmento organizado. Los independientes informales pueden vender en vía pública o en mercados con todo orden. Son promotores de las medidas sanitarias hoy en día. En sus mercados, son ellos quienes establecieron puertas de entrada con desinfección diferenciadas de las puertas de salida y son ellos quienes realizan las desinfecciones y fumigaciones. A veces las noticias sensacionalistas nos engañan.

Pero ¿cuándo se podría aplicar esta estrategia del 4x10? Según los científicos del Instituto Weizmann, la idea fundamental

Datos

La propuesta del Dr. Uri Alon ataca la epidemia hasta en 3 formas aplicando el funcionamiento del virus contra sí mismo.

Cuando una persona se infecta tiene unos 3 días de latencia que no contagia y cuando sí contagia está confinado en su casa con su familia.

Se reduce la exposición en 70 por ciento.

La mitad de la gente está confinada y por ende hay menos contagio.