VIRUELA DEL MONO - Evalúan caso sospechoso en Colombia

Valeria Rossi, La pasión de una Booktuber

La adolescente encontró durante la cuarentena de 2020 una manera de conectarse con jóvenes como ella y de usar herramientas como TikTok para despertar el interés por la literatura.

En su cuenta de TikTok, SoyValeriaRossi, reúne a 60 mil seguidores. Fotografía: Antonio Melgarejo. Agradecimiento de Locación: Librería Communitas.
En su cuenta de TikTok, SoyValeriaRossi, reúne a 60 mil seguidores. Fotografía: Antonio Melgarejo. Agradecimiento de Locación: Librería Communitas.
Emilio Camacho

Todo es más sencillo cuando ocurre dentro de las cuatro paredes de casa. Valeria Cárdenas Vicente o Valeria Rossi lo sabe bien. A los cuatro años, motivada por su madre, aprendió a leer. Luego, cuando los libros de su familia se agotaron, su madre, Milagros, comenzó a inventar nuevas historias con las que su niña pudiera soñar. De allí a ser visitante frecuente de la biblioteca escolar del colegio San Antonio de Padua de Jesús María hubo apenas un paso.

Clásicos como El retrato de Dorian Gray, El Principito y Cien años de soledad la acompañaron entre los deberes del colegio y las asignaciones del Plan Lector del Ministerio de Educación. Pero llega un momento en el que te planteas más retos. Valeria, una centennial enamorada de los libros, quiso comunicarle al mundo que entre esas hojas impresas en tinta negra había universos fantásticos que todos podían descubrir. Y lo hizo con las herramientas que tenía a mano: las redes sociales, primero YouTube y luego Instagram. Pero su timidez pudo más y dejó esa misión por la mitad.

En su cuenta de TikTok, SoyValeriaRossi, reúne a 60 mil seguidores. Fotografía: Antonio Melgarejo. Agradecimiento Locación: Librería Communitas.

Hasta que llegó marzo de 2020.

“Lo de ser youtuber empezó hace dos años. Me daba un poco de vergüenza porque todavía estaba en el colegio. Pero eso cambió con la pandemia. Allí me di cuenta de que los libros eran un refugio. Y si a mí me ayudaban, también debían hacer lo mismo con otros chicos. Me dije que era el momento de hacer que se apasionaran por la lectura”, cuenta Valeria.

Esa decisión se dio en paralelo al surgimiento de un mercado hasta entonces visto con desdén: la literatura juvenil y autores que utilizan nuevas plataformas para publicar, como Wattpad, una herramienta de escritura y lectura en línea. Mediante ese canal, una nueva generación de adolescentes encontró historias con la que podía identificarse y a las que seguir de capítulo en capítulo, como si se tratara de una serie de Netflix.

“Wattpad ha sido muy importante para la literatura juvenil. Los libros físicos pueden ser caros, pero la plataforma ha sido una salvación. Hay autoras de renombre como Flor Salvador (Boulevard), Alex Mirez (Perfectos mentirosos) y Ariana Godoy (A través de mi ventana), que han crecido en la plataforma y ahora tienen sus libros en físico”, cuenta Valeria, quien en setiembre del año pasado fue una de las presentadoras de Silence, la nueva novela de Flor Salvador, en la feria Lima Lee.

En aquella ocasión ocurrió algo singular y riesgoso. Cientos de adolescentes se aglomeraron fuera del Parque de la Exposición con la intención de estar presentes en la firma de libros de Flor Salvador. En el forcejeo hubo algunos contusos y el distanciamiento social, dispuesto por las autoridades sanitarias, se rompió.

Además de ser una alerta para los organizadores, este fenómeno también sirvió para demostrar lo vigoroso que es el mercado de la literatura juvenil en el país, con exponente propios como Ximena Renzo y su novela True Colors. Todo ello explica que canales de lectura y recomendación de libros como los de Valeria sean exitosos.

En su cuenta de TikTok, SoyValeriaRossi, reúne a 60 mil seguidores que esperan sus videorreacciones de libros, mezcla de humor y música. También se pueden ver sus reseñas en YouTube y el registro de lo que anda leyendo en Instagram.

Próximamente publicará un libro de reseñas y de a pocos prepara su primera ficción, una distopía de la que no quiere adelantar mucho más. “Ahora tengo dos proyectos en mente, y en dos meses habrá noticias de uno de ellos”, dice, mientras muestra orgullosa su librero divido por colores, sonriente, en su mundo.