EN VIVO - Universitario vs. Independiente del Valle: sigue los detalles del partido por la Libertadores

La nueva elección y el negacionista

Domingo LR

La Republica
LA NUBE

#Segundavuelta. Pocas horas después de que se confirmara que Pedro Castillo y Keiko Fujimori disputarán la segunda vuelta electoral, muchos ciudadanos lamentaron en redes sociales que, gane quien gane, tendremos un gobierno conservador y antiderechos. Algunos otros desestimaron la importancia de este hecho y remarcaron que lo urgente es atender la crisis sanitaria y resucitar la economía. No solo no entendieron que hacer una cosa no tiene por qué impedir hacer las demás. Ni se pusieron en los zapatos de, por ejemplo, las mujeres trans, muchas de las cuales viven en una crisis de miseria y exclusión prácticamente toda su vida. Quienes relativizaron la gravedad de que un conservador nos gobierne durante los próximos cinco años, no entienden que esto podría significar el desmantelamiento del enfoque de género en los servicios públicos, especialmente en la educación, una política fundamental para atacar el machismo desde la infancia, prevenir la violencia sexual, los feminicidios y, en fin, desterrar la discriminación por género. Más sobre lo que significa esta amenaza en las páginas 6 y 7.

#Bolsonaro. El gobierno de Jair Bolsonaro comienza a hacer agua. El ultraderechista brasileño, que al inicio de la pandemia comparó a la COVID19 con una simple gripe, se negó a usar mascarilla y criticó las cuarentenas, será investigado por una comisión del Senado por su mala gestión de la crisis sanitaria. Ante la posibilidad de que se produzca un juicio de destitución, Bolsonaro ha dicho: “Solo Dios me saca de la silla presidencial y me saca, obviamente, quitándome la vida”. Parece que el excapitán del ejército está a punto de perder el control del barco: Brasil está en el peor momento de la segunda ola de la pandemia, con 4 mil muertes cada 24 horas. Además, quienes lo apoyaron en el pasado, el empresariado, los banqueros y los militares le están dando la espalda, y exigiendo cuentas por haber llevado al país al naufragio.