Clarisa Ríos puede ver el futuro

Ernesto Carrasco

ecarrascobe

06 Dic 2020 | 20:13 h
La doctora Clarissa Ríos en el King's College de la Universidad de Cambridge.
La doctora Clarissa Ríos en el King's College de la Universidad de Cambridge.

La científica peruana trabaja en un laboratorio de la Universidad de Cambridge cuya misión es aplicar modelos predictivos para anticiparse a cualquier riesgo para la existencia de la humanidad.

¿Se pueden anticipar catástrofes de alcance planetario con ayuda de la ciencia? Las tecnologías emergentes, el calentamiento global y la propia naturaleza pueden crear fenómenos que deriven en amenazas para la vida tal como la conocemos.

La pandemia que ahora mismo vivimos es prueba de que de pronto algo pequeño, casi invisible, puede hacer que colapse todo el sistema de cosas en el que nos movemos.

En la Universidad de Cambridge, Reino Unido, existe una ofi cina que trata de identificar esos peligros potenciales. Se llama Centro para el Estudio del Riesgo Existencial (CSER) y la bióloga peruana Clarissa Ríos Rojas, con mención en Biotecnología y Genética, de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), es parte de ese organismo. Su especialidad: Política y Riesgo Global.

Ella es parte de un equipo multidisciplinario integrado por sociólogos, antropólogos, filósofos, especialistas en inteligencia artificial y machine learning, abogados y economistas, de diferentes nacionalidades, que tiene el objetivo de integrar conocimientos en una comunidad global frente a riesgos extremos en el futuro. Su misión suena a argumento de película apocalíptica: disminuir el colapso global de la humanidad.

“Hay que hacer una planificación con visión de futuro. Esta vez fue una pandemia, pero en el futuro puede ser una crisis causada por los efectos del cambio climático, el mal uso de los avances tecnológicos (como la inteligencia artificial o edición genética) o incluso el desarrollo de una pandemia creada en un laboratorio”, explica la científica.

Dice que es vital invertir en ciencia, ya que la crisis sanitaria ha demostrado que la ciencia y la tecnología son factores que pueden garantizar la seguridad de una nación ante fenómenos que en algún momento pueden volverse incontrolables.

Recuerdos de Huacho

La investigadora peruana nació en Huacho. Fueron sus padres quienes la acercaron a la ciencia. Su padre es ingeniero en Zootecnia y su madre es bióloga. Ambos son catedráticos en la Universidad Nacional Faustino Sánchez Carrión.

Cuando concluyó sus estudios escolares en un colegio de religiosas ingresó a la carrera de biología en la UNMSM (2002- 2006). Luego ganó una beca de intercambio a la universidad de Turku en Finlandia, en donde siguió estudios en Biotecnología, posteriormente cursó una maestría en biomedicina con mención en neurociencia en la Universidad Karolinska Institutet en Suecia y después obtuvo el doctorado en biología molecular en la Universidad de Queensland (Australia).

Es miembro de la Global Young Academy y también ha ocupado varios puestos en organismos multilaterales de ciencia de Naciones Unidas, Foro Económico Mundial sobre riesgos fronterizos, entre otras responsabilidades.

En 2015 creó Ekpa’palek, una ONG que ha logrado empoderar a cientos de estudiantes de diferentes nacionalidades, condición económica limitada y orígenes, que ahora promueven el desarrollo social y económico en sus países.

Para ello, dirige un equipo internacional de más de 50 profesionales que, mediante su organización, ofrecen oportunidades para el desarrollo académico a través de tres programas gratuitos: mentorías profesionales, empoderamiento de la mujer y lenguas indígenas.

Ahora, con un equipo de expertos, se ha planteado el reto de alfabetizar científicamente a la comunidad en general, mediante los cómics, acerca del “impacto de la bioingeniería en la sociedad en un futuro cercano”. El lenguaje universal de las viñetas le sirve a esta investigadora para hablar de ciencia.

El cómic ha sido realizado por Myrto Gkiouli y Dimitris Efstratiadis y traducido al español por Víctor Román y Adrián Díaz. Ellos, junto a la Dra. Clarissa Ríos, conforman un equipo cuyo objetivo es alcanzar la ciencia a la ciudadanía en general, de la manera más didáctica posible. Gran y noble tarea.