PARO DE TRANSPORTISTAS DEL 4 DE JULIO - ¿quiénes se suman a la protesta y cuáles son sus exigencias? DESLIZAMIENTO EN CHAVÍN DE HUÁNTAR - Gobierno entregaría bono mensual de S/ 500 a los afectados

“¿De qué colegio eres?”: el estudio que revela el privilegio de la clase alta

Una simple pregunta, pero puede marcar el futuro social, familiar y laboral. El libro “¿De qué colegio eres?”, publicado por el IEP, devela los privilegios del 1% de la población peruana.

Luciana Reátegui y Alvaro Grompone, investigadores del IEP. Foto: captura/LR+
Cultural LR

En “La Entrevista”, Paola Ugaz conversó con Luciana Reátegui y Alvaro Grompone, investigadores del IEP, dos de los tres autores del libro “La reproducción de la clase alta en el Perú”. La investigación del Instituto de Estudios Peruanos busca abrir debate sobre el cerrado círculo de la clase alta con la simple pregunta “¿de qué colegio eres?”.

— ¿Cómo nace este libro?

La investigación nace hace cuatro o cinco años, a fines del 2017. Con Mauricio nos preguntábamos qué mecanismo generaba la reproducción social en las clases altas, mejor dicho, qué hacía que estos sectores se mantuvieran durante toda su trayectoria en la clase alta.

Al inicio, queríamos enfocarnos en la transición a la educación superior. Después vimos fundamental el colegio dentro de la trayectoria, y, mucho después, surge la idea del título del libro y el argumento de que el colegio en el Perú es uno de los espacios primordiales de la clase alta.

PUEDES VER: ‘El fuego que hemos contruido”, una historia sobre la informalidad laboral

— Álvaro, cuéntanos qué dice el libro, qué significa ubicar tu colegio o que entres a un determinado colegio para tu futuro profesional.

Uno de los hallazgos fuertes del libro es que el colegio, no solo en lo académico, sino en los espacios de socialización, forma un núcleo sólido de compañeros, compañeras, de un círculo social, de capital social que, posteriormente, se activa, se moviliza de manera no necesariamente explicita, y eso va a favorecer el acceso a tener una carrera más ascendente.

Ponemos énfasis en lo que está alrededor del colegio, no solo en lo académico. No asegura, pero sí facilita el camino hacia las posiciones de élite.

— Luciana, ¿cuál crees que es la reflexión del libro?

Lo que pone en debate son estos circuitos tan diferenciados y tan excluyentes entre sí. Este grupo que estudiamos, que, además, no representa ni el 1% de la población peruana, tiene un circuito claro y cerrado, y no solo para que alguien más entre, sino que para ellos mismos salir a conocer otros sectores es difícil.

Lazy loaded component

El libro puede abrir preguntas sobre el tema de integración social, las distancias que existen entre sectores altos que detentan el poder. Nuestra pregunta más amplia es sobre la desigualdad social, cómo se produce.

— De ese 1%, ¿cómo terminan siendo sobrerrepresentados en todos los espacios legitimados del país?

Justamente, lo que tratamos de enfatizar es esta cuestión de reproducción, lo circular. Una vez que tienes un grupo muy peculiar en posiciones legitimadas, por un conjunto de mecanismos que parecen cotidianos o mínimos, se genera cierta familiaridad y puede apuntalar al acceso a estos espacios privilegiados.

— Después de la investigación de este libro, Lucina, ¿cómo se explica la meritocracia?

Lo que queremos con el libro es cuestionar, digamos, esta narrativa tan hegemónica que se ha asentado en el país, como el discurso meritocrático que señala que “uno se hace solo”, que tener ciertas credenciales académicas te da más valor para ocupar algunos lugares. Cuestionamos eso en el libro porque es una fantasía hablar de meritocracia en un país tan desigual como el nuestro.

PUEDES VER: Ya se conoce a los ganadores de Narra tu independencia

Hablar de meritocracia, muchas veces, invisibiliza esas desigualdades estructurales presentes en nuestro país. Lo que queremos es desnaturalizar esas desigualdades. No pensar que es algo que está bien porque es así, sino más bien darle una vuelta y reflexionar qué significa el mérito en el Perú y cómo igualar la cancha no solo en temas de genero, sino de clase social.