Enrique y Augusto, los últimos y amados cartuchos de Francisco Bolognesi

Esteban  Salazar

@larepublica_pe

28 Jul 2020 | 12:57 h
Capitán de Artillería EP Enrique Bolognesi y Teniente de Infantería EP Augusto Bolognesi, hijos del Gran Mariscal Francisco Bolognesi.
Capitán de Artillería EP Enrique Bolognesi y Teniente de Infantería EP Augusto Bolognesi, hijos del Gran Mariscal Francisco Bolognesi.

Poco conocida es la historia de los hijos del coronel que tras su muerte se enlistaron con la única certeza de morir en Miraflores. Herederos de un inmortal valor y gallardía, uno inmoló su vida con apenas 17 años. En el aniversario 199 del Perú, este es su heroico relato.

Cuando el entonces capitán de artillería Enrique Bolognesi recibió la trágica noticia, se encontraba acantonado en Arequipa tras haber peleado un año antes en la Batalla del Alto de la Alianza.

“Tu padre ha muerto en Arica”.

En Lima, su hermano menor Augusto acababa de graduarse en tiempo relámpago de alférez y posteriormente de teniente luego que estallara en 1879 la Guerra del Pacífico. Hasta ahí pidió a los altos mandos su traslado.

La respuesta. Óleo de Juan Lepiani (1864-1932)

El 13 de enero de 1881, las pampas de San Juan serían testigos de la primera contienda que ambos hermanos tendrían para luchar juntos, hombro a hombro, en el campo de batalla. Lamentablemente, sería también la última.

Ya en el frente, Enrique, el mayor, recibió dos heridas, una en la cabeza por fuego enemigo y la otra porque su cañón hechizo fabricado en Piedra Lisa le reventó en la cara.

PUEDES VER La ‘Tormenta perfecta’: Santa Rosa y el día que evitó la invasión de piratas holandeses en Lima

Mientras tanto, el aún inexperto Augusto recibía a sus cortos 17 años un total de cuatro descargas de ametralladora, dos disparos de rifle y un cañonazo que le destrozó la pierna cuando intentaba reincorporarse. ¿Qué hacíamos nosotros a su edad?

Fotografía de la Fundición de Piedra Lisa, cerca a la Plaza de Acho, año indeterminado. Foto: Museo Naval

Como hoy con la pandemia, los médicos tampoco se daban abasto en aquella época. Estaban atendiendo heridos o cambiando escalpelos por armas para defender los hospitales. Así que ambos fueron llevados con su madre.

Dos días después, desatendiendo las súplicas de doña Manuela Medrano y los galenos, Enrique se dirigió nuevamente fusil en mano a inmolarse por su patria. La página aún no había sido volteada*.

PUEDES VER Abel Du Petit Thouars: el azote francés que contuvo la devastación chilena en Lima

El 15 de enero, le fue encargado un cañón para reguardar uno de los reductos durante la Batalla de Miraflores, la segunda línea de defensa de Lima ante el ejército chileno. El fuego cruzado era continuo y parejo, hasta que se le terminaron las cargas.

Óleo de Juan Lepiani titulado El tercer reducto (1894) que representa una escena de la batalla de Miraflores.

“¡General, se acabaron las cargas!”, pero la vida del general también se había acabado. Y su hermano, en casa, agonizante aguardaba.

Armado ahora solo con su valor, el recuerdo de su padre y un fusil casi sin balas, Enrique cabeza vendada se desplazó por los despeñaderos de Miraflores dando fiera y digna batalla. Finalmente, cayó gravemente herido en cuello y pierna.

PUEDES VER Cuando Grau fue a la cárcel por no aceptar la humillación

Fue llevado nuevamente junto a Augusto, pero tan solo por 24 horas porque la ciudad comenzaba a ser saqueada. Cuando el fuego ya quemaba la casa colindante, los trasladaron a la casa de su tío, el coronel de artillería Mariano Bolognesi (de quien escribiremos más adelante un capítulo aparte), donde recibieron santos óleos y partieron hacia la inmortalidad junto a Francisco.

Enrique falleció el día 23 y Augusto le siguió el día 27 de enero de 1881. Fueron los últimos cartuchos que el coronel Bolognesi entregó por el Perú.

Croquis de las batallas de Chorrillos y Miraflores. Guerra del Pacífico.

*Cuenta la historia que cuando Enrique decidió reintegrarse al ejército peruano, subió hasta el cerro El Pino, donde estaba la batería de su otro hermano Federico, para exigirle que le dejara su lugar en vista de que este apenas tenía dos meses de casado. El hermano se negó y Enrique consiguió por su cuenta un cañón maltrecho donde Joaquín Torrico.

Bibliografia

- Basadre Grohmann, Jorge (2005). Historia de la República del Perú (1822 - 1933).

- Congrains Martín, Eduardo (1973). Batalla de Arica. Segunda parte. Biblioteca Histórica Ecoma. Serie “Reivindicación”.

- Portal, Ismael (1917). Bolognesi y sus hijos. Familia de héroes.