El peligroso flujo de los volcanes peruanos que podría “destruir todo a su alrededor”

Investigador del IGP advierte que la peor consecuencia de la erupción de los volcanes peruanos no es la lava, sino un material infernal que viaja a más de 200 kilómetros por hora.

El volcán Sabancaya es el único del Perú que actualmente está en erupción. Foto: Andina
El volcán Sabancaya es el único del Perú que actualmente está en erupción. Foto: Andina
Ciencia LR

El Perú está ubicado en una de las zonas de subducción más importantes del mundo, por lo cual registra una constante actividad volcánica, sobre todo en el sur de su territorio. En la actualidad, hay 16 volcanes activos y potencialmente activos.

Sin embargo, la reciente erupción del volcán Cumbre Vieja, en La Palma (Islas Canarias), donde el flujo de lava ardiente sigue engullendo viviendas, carreteras, terrenos de cultivo y todo a su paso en su ruta hacia el mar, no es un escenario que pueda desarrollarse actualmente en el Perú, asegura Marco Rivera, doctor en vulcanología e investigador del Instituto Geofísico del Perú (IGP).

Según explica Rivera, la erupción leve a moderada que ha ocurrido en la isla española arroja lava que, debido a su bajo contenido de sílice (SiO2), es fluida y avanza como un río. A diferencia de ello, “la lava de los volcanes peruanos es más espesa, viscosa y lenta en su desplazamiento, por lo que es poco probable que alcance zonas pobladas”.

PUEDES VER Ardiente lava del volcán Cumbre Vieja arrasa un pueblo entero en su camino hacia el mar

El experto advierte que, por el tipo de volcanes existentes en nuestro país, que comúnmente generan erupciones explosivas, una eventual erupción de gran magnitud de cualquiera de ellos podría resultar mucho más destructiva si no se toman las medidas necesarias.

Destrucción total a su paso

El investigador del IGP detalla que los productos más peligrosos de los volcanes peruanos son las cenizas, los lahares (flujos de barro) y los flujos piroclásticos.

Los flujos piroclásticos están constituidos de gases y cenizas con temperaturas superiores a los 500 grados centígrados que descienden con velocidades de poco más de 200 kilómetros por hora (km/h) por las laderas del volcán.

Estos sí pueden llegar a los centros poblados y destruir todo a su alrededor. Si se advierte que esto va a ocurrir, solo queda evacuar de inmediato”, sentencia el especialista.

PUEDES VER Alertas latentes: los seis volcanes más peligrosos de América Latina

Por esa razón, el experimentado investigador destaca la necesidad de que las poblaciones no se asienten en zonas aledañas a un volcán, tal como ocurre con el Misti en la ciudad de Arequipa, donde la población ya supera el millón y aún no se cuenta con un plan de contingencia y evacuación.

“Afortunadamente, el IGP realiza el monitoreo permanente de 12 volcanes del sur peruano, lo que nos permitirá advertir ante una eventual erupción”, señala.

En la actualidad, el único volcán peruano en erupción es el Sabancaya, el cual genera diariamente entre 20 a 30 explosiones volcánicas acompañadas por la emisión de cenizas y gases que ascienden hacia la atmósfera hasta una altura máxima de 5 km.

Video recomendado

Lazy loaded component