LO ÚLTIMO - Violador de menor de Chiclayo fue encontrado sin vida en penal de Challapalca EN VIVO - Tiroteo en Texas: mueren 23 personas, en su mayoría niños, en escuela primaria

Científicos cuestionan la mascarilla obligatoria al aire libre y con distancia

Sin embargo, aseguran que su uso es necesario si alguien está en una multitud, muy cerca de otras personas y en interiores.

Niños con mascarilla juegan en un parque de Wuhan, China. Foto: AFP
Niños con mascarilla juegan en un parque de Wuhan, China. Foto: AFP
Ciencia LR

Al inicio de la pandemia, un estudio de 318 brotes de COVID-19 en China mostró que 317 ocurrieron en interiores. Luego, todos los contagios multitudinarios conocidos se han producido en espacios cerrados, como los 23 infectados en un viaje en autobús en el país asiático o el brote con 53 casos en un coro de una iglesia de EE. UU..

Toda esta evidencia ha generado que cada vez más especialistas cuestionen el uso obligatorio de la mascarilla cuando las personas están al aire libre y distanciadas adecuadamente, según recoge un informe de El País.

Marc Lipssitch, director del Centro de Dinámicas de las Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Harvard (EE.UU.), se pronunció el lunes en su cuenta de Twitter: “Generalmente soy muy radical en la defensa de las normas con un beneficio claro, pero ponerse la mascarilla al aire libre tiene costos importantes y realmente no hay evidencias de sus beneficios”.

La médica Trish Greenhalgh, de la Universidad de Oxford (Reino Unido), lideró un equipo de expertos que hace una semana expuso las razones científicas de que el coronavirus se transmite sobre todo por el aire. Su artículo, publicado en la revista The Lancet, propone como soluciones evitar los interiores compartidos con personas no convivientes, aumentar la ventilación, utilizar mascarillas bien ajustadas dentro de los locales y reducir los aforos. Sin embargo, aclara que el riesgo es mucho menor en exteriores.

“Al aire libre solo es necesario ponerse la mascarilla cuando hacemos ejercicio extenuante, por ejemplo al correr, si pasamos muy cerca de otras personas, por ejemplo en una acera”, señala Greenhalgh a El País.

Martin Bazant, ingeniero químico del Instituto Tecnológico de Massachusetts y autor de una herramienta interactiva para calcular el riesgo de infectarse, sostiene que el riesgo de contagio en exteriores es bajo, ya que en estos ambientes el aire exhalado por la boca suele estar más caliente que el del entorno, por lo que tiende a elevarse rápidamente y es arrastrado por las corrientes de aire.

“El contagio solo se podría esperar cuando las personas están cerca la una de la otra, a un metro o menos, y hablando cara a cara, como ocurrió en China en el único caso registrado de transmisión al aire libre. E incluso así el riesgo es mucho menor que en interiores”, destaca Bazant. “Es hora de dejar de usar mascarillas al aire libre”, manifiesta.

Por su parte, Lidia Morawska, codirectora del Centro para la Investigación de la Calidad del Aire de Australia-China, también expresa su postura: “Siempre he dicho que al aire libre, cuando uno se está moviendo y puede mantener una distancia razonable, las mascarillas no son necesarias. Por ejemplo, al caminar por un parque, al correr o al montar en bicicleta. Sin embargo, necesitamos mascarillas al aire libre si estamos en una multitud y muy cerca de otras personas”.

El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) solo recomienda utilizar mascarilla en el interior de los locales públicos. En entornos al aire libre, sugiere que se considere su uso cuando hay mucha gente.

En EE. UU., las autoridades sanitarias solicitan el uso de mascarillas en los locales y los transportes públicos, pero aclaran que “podrían no ser necesarias al estar al aire libre solo y lejos de otras personas, o con personas convivientes”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda utilizar mascarillas al aire libre si no se puede estar separado de las demás personas por al menos un metro.