LO ÚLTIMO - Encuesta IEP: Pedro Castillo mantiene ventaja sobre Keiko Fujimori

Científicos prevén veranos de 6 meses como consecuencia del cambio climático

Europa Press

Puesta de Sol durante el solsticio de verano en Macedonia. Foto: AFP
Puesta de Sol durante el solsticio de verano en Macedonia. Foto: AFP

Los investigadores determinaron que esta será la nueva normalidad para fines del siglo en la mitad del planeta si no se realizan más esfuerzos por combatir el cambio climático.

Sin esfuerzos para mitigar el cambio climático, veranos que abarquen casi seis meses pueden convertirse en la nueva normalidad para el 2100 en el hemisferio norte, según un nuevo estudio. El cambio probablemente tendría impactos de gran alcance en la agricultura, la salud humana y el medio ambiente, de acuerdo con los autores de la investigación

En la década de 1950 en el hemisferio norte, las cuatro estaciones se sucedían con un patrón predecible y bastante uniforme. Pero el cambio climático ahora está provocando cambios dramáticos e irregulares en la duración y las fechas de inicio de las estaciones, que pueden volverse más extremos en el futuro en un escenario climático como el de ahora.

“Los veranos son cada vez más largos y calurosos, mientras que los inviernos son más cortos y cálidos debido al calentamiento global”, dijo Yuping Guan, oceanógrafo físico del State Key Laboratory of Tropical Oceanography, Instituto de Oceanología del Mar del Sur de China, Academia de Ciencias de China y autor principal del nuevo estudio en Geophysical Research Letters.

Guan se inspiró para investigar los cambios en el ciclo estacional mientras asesoraba a un estudiante de pregrado, el coautor Jiamin Wang. “Con más frecuencia, leo algunos informes meteorológicos fuera de temporada, por ejemplo, primavera falsa o nieve de mayo, y cosas por el estilo”, señaló Guan.

Los investigadores utilizaron datos climáticos históricos diarios de 1952 a 2011 para medir los cambios en la duración y el inicio de las cuatro estaciones en el hemisferio norte. Definieron el comienzo del verano como el inicio de temperaturas en el 25% más cálido durante ese período de tiempo, mientras que el invierno comenzó con temperaturas en el 25% más frío. A continuación, el equipo utilizó modelos establecidos de cambio climático para predecir cómo cambiarán las estaciones en el futuro.

El nuevo estudio encontró que, en promedio, el verano creció de 78 a 95 días entre 1952 y 2011, mientras que el invierno se redujo de 76 a 73 días. La primavera y el otoño también se contrajeron de 124 a 115 días y de 87 a 82 días, respectivamente. En consecuencia, la primavera y el verano comenzaron antes, mientras que el otoño y el invierno comenzaron más tarde. La región mediterránea y la meseta tibetana experimentaron los mayores cambios en sus ciclos estacionales.

Si estas tendencias continúan sin ningún esfuerzo por mitigar el cambio climático, los investigadores predicen que para 2100, el invierno durará menos de dos meses, y las temporadas de transición de primavera y otoño también se reducirán aún más.

“Numerosos estudios ya han demostrado que los cambios de estación causan riesgos ambientales y de salud significativos”, advirtió Guan. Por ejemplo, las aves están cambiando sus patrones de migración y las plantas están emergiendo y floreciendo en diferentes momentos. Estos cambios fenológicos pueden crear desajustes entre los animales y sus fuentes de alimento, y alterar las comunidades ecológicas.

Los cambios estacionales también pueden causar estragos en la agricultura, especialmente cuando los manantiales falsos o las tormentas de nieve tardías dañan las plantas en ciernes. Y con temporadas de crecimiento más largas, los humanos inhalarán más polen que causa alergias, y los mosquitos portadores de enfermedades pueden expandir su área de distribución hacia el norte.

Este cambio en las estaciones puede resultar en eventos climáticos más severos, sostuvo Congwen Zhu, investigador de monzones en el Laboratorio Estatal Clave de Clima Severo e Instituto del Sistema Climático de la Academia China de Ciencias Meteorológicas, que no participó en el nuevo estudio.