EN VIVO - Argentina vs. Paraguay: sigue minuto a minuto el duelo por la Copa América 2021

Diseñan un propulsor sofisticado para viajar a la velocidad de la luz

Ciencia LR

Nave teórica impulsada por un agujero de gusano. Dominar el espacio-tiempo supondría acercarse a la velocidad de la luz. Foto: NASA CD-98-76634 por Les Bossinas
Nave teórica impulsada por un agujero de gusano. Dominar el espacio-tiempo supondría acercarse a la velocidad de la luz. Foto: NASA CD-98-76634 por Les Bossinas

La NASA había intentado, sin éxito, crear aparatos que deformen el espacio-tiempo para superar la velocidad de la luz, pero un estudio pretende demostrarlo de otro modo.

Miguel Alcubierre, un físico teórico mexicano, en 1994, propuso un modelo matemático para viajar a la velocidad de la luz sin violar la relatividad general de Albert Einstein; sin embargo, su idea necesitaba la existencia de una energía negativa, de la cual no se sabe nada, por lo que los físicos se refieren a ella como ‘concepto’.

Alexey Bobrick y Gianni Martire, investigadores de Applied Physics, grupo de asesores científicos y tecnológicos, han considerado las hipótesis de Alcubierre, pero sin agregar a la energía negativa en la ecuación.

Los resultados de este estudio se encuentran alojados en Classical and Quantum Gravity, revista revisada por pares y especializada en física gravitacional, cosmología, relatividad general y el espacio-tiempo.

El dúo de expertos comentó que la NASA, en 2012, había intentado diseñar unidades de deformación física (maniobrar el tejido espacio-temporal para superar los 300.000 km/s, la velocidad máxima en promedio de la luz), pero no lo consiguió.

“Nosotros fuimos en una dirección diferente a la de la NASA y otros investigadores. Nuestra investigación ha demostrado que en realidad existen varios tipos más de impulso de curvatura en la relatividad general”, dijo Bobrick.

El denominado motor de curvatura o warp drive, diferente a la propulsión de cohetes, proviene de la serie de ciencia ficción Star Trek. Se basa en crear una burbuja alrededor de la nave y distorsionar sus alrededores. Así, dicha burbuja se alejaría del punto A hasta aproximarse al punto B, luego de expansiones y contracciones.

Entonces, la deformación espacio-temporal transportaría a la cosmonave mediante esas dilataciones, respetando las leyes de la naturaleza.

Para comprenderlo mejor aún, hay que imaginar que la nave ‘surfearía’ sobre una clase de ola en el vacío. Hipotéticamente, los tripulantes estarían libres de sufrir los estragos de las aceleraciones debido al arrastre plano desde el interior de la burbuja.

“Mostramos que una clase de espacio-tiempo de impulsión (...), al menos en principio, puede construirse basándose en los principios físicos conocidos por la humanidad hoy en día”, explicaron los firmantes del documento subido a la red.

Los especialistas recalcan que el modelo de curvatura es variable y lejano a lo improbable. Según ellos, esta mecánica no ha muerto antes de nacer, porque se acerca cada vez más al ámbito científico.