‘Niebla cerebral’ en pacientes COVID-19 se asociaría a tormenta de citocinas

Ciencia LR

larepublica_pe

17 Feb 2021 | 13:11 h
Los científicos examinaron el líquido cefalorraquídeo de 18 pacientes con cáncer que experimentaban una disfunción neurológica después de haber sido infectados con el virus SARS-CoV-2. Foto: difusión
Los científicos examinaron el líquido cefalorraquídeo de 18 pacientes con cáncer que experimentaban una disfunción neurológica después de haber sido infectados con el virus SARS-CoV-2. Foto: difusión

Científicos analizaron por qué tras la infección del coronavirus se generarían síntomas neurológicos inusuales, como fatiga y pérdida de la memoria.

Luego de los primeros casos de infectados por coronavirus, médicos en diferentes partes del mundo comenzaron a notar una serie de efectos que permanecían en algunos pacientes, incluso tras haberse recuperado de la COVID-19.

Tal como expone Science Alert, se trata de síntomas neurológicos inusuales, que incluyen fatiga, pérdida de memoria, confusión y otras anomalías, a veces se conocen como ‘niebla mental’ o ‘cerebro Covid’, y una nueva investigación puede haber identificado una causa subyacente de la afección.

“Inicialmente se nos acercaron nuestros colegas en medicina de cuidados intensivos que habían observado delirio severo en muchos pacientes que fueron hospitalizados con COVID-19”, dice la neurooncóloga Jessica Wilcox, del Memorial Sloan Kettering Cancer Center (MSK) en Nueva York.

“Esa reunión se convirtió en una tremenda colaboración entre neurología, cuidados críticos, microbiología y neurorradiología para saber qué estaba pasando y ver cómo podíamos ayudar mejor a nuestros pacientes”, detalló Wilcox para la publicación en línea.

El nuevo estudio, que fue publicado en Cancer Cell, se precisa que se examinó el líquido cefalorraquídeo de 18 pacientes con cáncer que experimentaban una disfunción neurológica (también conocida como encefalopatía) después de haber sido infectados con el virus SARS-CoV-2.

Al principio, señalan, sospechaban que una infección viral en curso podría ser la causante de estos síntomas de niebla cerebral, pero el análisis microbiológico del líquido tomado en las punciones lumbares no reveló signo alguno del virus, por lo que los pacientes se habían recuperado de la COVID-19.

Pero la búsqueda científica fue avanzando hasta arribar a una pista clave sobre lo que estaba sucediendo. “Estos pacientes tenían inflamación persistente y altos niveles de citocinas en el líquido cefalorraquídeo”, detalla Jan Remsik, investigador de MSK y coautor de la investigación.

Las citocinas son proteínas que regulan la función de las células y que las producen sobre otros tipos celulares; es el agente responsable de la comunicación intercelular.

En algunos casos de coronavirus, afirman los expertos, una sobreproducción de estas moléculas generan lo que se conoce como tormenta de citocinas, que puede causar una inflamación excesiva y hasta es potencialmente mortal.

Un fenómeno parecido que muestra altos niveles de citocinas inflamatorias, desarrolla la publicación, a veces se ve como un efecto secundario de la terapia de células T del receptor de anticuerpos quiméricos (CAR), un tratamiento de inmunoterapia, que también puede producir confusión, delirio y otros efectos neurológicos que se asemejan al “cerebro Covid”.

Más allá de que se trata del estudio más ambicioso hasta la fecha para demostrar este vínculo potencial entre la COVID-19 y los efectos neurológicos posteriores a la infectarse, se precisan muchos más datos para determinar con exactitud este vínculo.

Tras esta aclaración, el descubrimiento científico sugiere que los antiinflamatorios podrían ser útiles para atenuar la confusión mental.

“Solíamos pensar que el sistema nervioso era un órgano inmunológico privilegiado, si ningún tipo de relación con el sistema inmunológico”, resalta Adrienne Boire, neurooncóloga de MSK . “Pero cuanto más revisamos, más conexiones encontramos entre los dos”, agregó.