EN VIVO - Manchester United enfrenta al Chelsea por la Premier League

Infectados con COVID-19 solo necesitarían una dosis de vacuna de ARN

Ciencia LR

larepublica_pe

04 Feb 2021 | 22:12 h
Las vacunas más avanzadas, de Pfizer/BioNTech y la de Moderna, están basadas en ARN mensajero. Foto: Mario Tama, AFP
Las vacunas más avanzadas, de Pfizer/BioNTech y la de Moderna, están basadas en ARN mensajero. Foto: Mario Tama, AFP

Los científicos proponen que la primera dosis de inmunización actúa como una segunda de recuerdo contra el patógeno en personas que ya se contagiaron.

Con el transcurrir de los meses, esta pandemia global se ha convertido en una crisis sanitaria. Administrar la logística sabiamente puede salvar a otro porcentaje significativo de vidas. Más aún si las nuevas investigaciones biomédicas van encendiendo luces para esclarecer el camino correcto hacia el control de la COVID-19.

Dos trabajos preliminares ponen sobre la mesa que la primera dosis de la vacuna de ARN —de Moderna o BioNTech/Pfizer, eficaces al 94%—, suministrada en pacientes, se consideraría como una segunda de recuerdo contra el patógeno, debido a que ellos registran niveles de anticuerpos elevados, caso contrario a los que nunca se contagiaron.

En primer lugar, existe un estudio en la plataforma de preimpresión Medrxiv publicado el 2 de febrero de 2021. Allí se divide en dos a un grupo de trabajadores de hospitales: los infectados por SARS-CoV-2 y los no infectados.

Luego de aplicarles la primera dosis de la vacuna, los contagiados de coronavirus presentaron mayores anticuerpos en comparación a los que se inyectaron dos veces.

Los expertos implicados en la indagación, de la Universidad de Maryland (Baltimore, Estados Unidos), sugirieron una estrategia en consecuencia de lo observado y por la escasez de vacunas: “A) una dosis única para pacientes que ya han tenido COVID-19 confirmado por laboratorio; y B) los pacientes que han tenido COVID-19 confirmado por laboratorio pueden colocarse más abajo en la lista de prioridades de vacunación”.

En segundo lugar, Florian Krammer, del Departamento de Microbiología de la Escuela Icahn de Medicina de Mount Sinai (New York, Estados Unidos), realizó otro estudio al respecto publicado el 1 de febrero de 2021 en la misma página web citada líneas atrás.

“Aquí describimos las respuestas de anticuerpos en 109 individuos con y sin inmunidad preexistente documentada contra el SARS-CoV-2 (seronegativos: 68; seropositivos: 41) que recibieron su primera dosis de vacuna en 2020″, se explica en el apartado Manuscrito.

Los anticuerpos generados por personas contagiadas de coronavirus que recibieron una dosis aumentaron en un rango de 10 a 20 veces.

Los hallazgos, según el documento firmado por Krammer y sus colegas, demuestran que una sola vacunación por parte de los individuos seropositivos supera en efectividad a los que se les aplicó las dos tandas de vacunas de ARN.

“Estas observaciones están en consonancia con la primera dosis de vacuna que sirve como refuerzo en individuos infectados de forma natural. Esto proporciona una justificación para actualizar las recomendaciones de vacuna para considerar que una sola dosis es suficiente para alcanzar la inmunidad”, recalcaron los expertos.

Añadieron que estos datos ayudarían a expandir el suministro de inmunizaciones y a “limitar la reactogenicidad (propiedad de una vacuna de producir reacciones adversas pero esperadas) experimentada por los sobrevivientes de COVID-19″, porque hay efectos secundarios leves en gente que ya tuvo el virus, como la fiebre, el malestar o un dolor de brazo.

Marcos López, presidente de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), de acuerdo a información de El País de España, manifestó que los científicos están analizando todas las respuestas vacunales. “A los ya infectados se los deja para el final y es probable que con una sola dosis al final de la campaña tengan suficiente como recuerdo (de la enfermedad) tal vez pasado un año o más”, aseveró.

Sin embargo, el virólogo Estanislao Nistal, de la Universidad San Pablo CEU (Madrid, España), apostó por ampliar el seguimiento a los participantes para verificar si existe algún sesgo. En efecto, el especialista consideró que la comunidad científica debería definir si los resultados varían con las edades de los pacientes u otras condiciones.

Para el epidemiólogo del Hospital Clínic de Barcelona Toni Trilla, los dos trabajos son una buena noticia, pero también instó a confirmar los datos. “Una de las incógnitas que quedan por responder es cuánto dura la inmunidad generada por la infección”, expresó.

Pese a que se requieren recursos con la finalidad de enfrentar esta pandemia, los inmunólogos ven en las estadísticas un panorama alentador.