Científicos de Reino Unido afirman que la vitamina D puede proteger contra la COVID-19

Ciencia LR

ediciondigital@glr.pe larepublica_pe

01 Nov 2020 | 10:22 h
El pescado es una fuente de vitamina D importante. Foto: AFP

Se ha solicitado al Gobierno agregar vitamina D a los alimentos más consumidos. Algunos estudios respaldan esta iniciativa, pero globalmente no existe un consenso científico al respecto.

Un equipo de científicos del Reino Unido ha solicitado al Gobierno incluir vitamina D a los alimentos de alto consumo, como el pan y la leche. Los expertos, liderados por el investigador y físico médico Gareth Davies, consideran que esta acción puede reducir los riesgos de contraer COVID-19.

Según informa The Guardian, el grupo de especialistas asegura que la mitad de la población del Reino Unido tiene deficiencia de esta vitamina. Esto, sumado a algunos estudios que respaldan su aporte en la lucha contra el coronavirus, han llevado a Davies y a su equipo a creer que sus conciudadanos se encuentran altamente expuestos.

“En mi opinión, está claro que la vitamina D no solo podría proteger contra la gravedad de la enfermedad, sino que también podría proteger contra la infección”, declaró Davies.

Actualmente, el Gobierno del Reino Unido ha recomendado a toda su población tomar suplementos de vitamina D. Los grupos en riesgo de contraer COVID-19 deben hacerlo todo el año, mientras que el resto de personas puede hacerlo especialmente en invierno, debido a la ausencia de luz solar que estimula la producción de la vitamina en el organismo. No obstante, para Davies una recomendación no es suficiente.

"La fortificación de alimentos necesitaría una planificación cuidadosa para implementarse de manera efectiva (...) Está claro que la política actual no está funcionando, al menos la mitad de la población tiene una deficiencia de vitamina D”, precisó el médico.

Contradicciones

Existen estudios que sugieren que la deficiencia de vitamina D en el organismo puede contribuir a un mayor riesgo de contraer coronavirus o sufrir efectos más graves. El Imperial College London, en colaboración con el London School of Hygiene & Tropical, realizó un análisis masivo que determinó que el consumo de alimentos ricos en vitaminas D, A y E alivian males respiratorios.

En tanto, una investigación publicada a finales de octubre por la revista Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism encontró que más del 80% de los pacientes con COVID-19 de un hospital en España tenía niveles bajos de vitamina D en su cuerpo. No obstante, el estudio indica que hacen falta más análisis para encontrar la relación entre dicha vitamina y el sistema inmunológico.

Por su parte, otras investigaciones han revelado que la presencia alta o baja de vitamina D en el organismo tiene poco o ningún efecto sobre el riesgo de contraer COVID-19 y otros males respiratorios.

En países como Finlandia, Suecia, Australia y Estados Unidos se promueve el consumo diario de vitamina D a través de su implementación en alimentos como la leche, el pan y el jugo de naranja. Pero la iniciativa no está asociada con la lucha contra el coronavirus, sino con la intención de reducir efectos negativos para la salud debido a su deficiencia, como raquitismo e hipocalcemia.

¿Qué alimentos tienen vitamina D?

La vitamina D la produce el organismo principalmente con la exposición directa de la piel a la luz solar, pero un contacto prolongado con los rayos del Sol puede causar enfermedades como cáncer a la piel. Por ello, las entidades sanitarias recomiendan el consumo de ciertos alimentos que pueden ayudar a adquirir este nutriente.

Los Institutos Nacionales de Salud de los EE. UU. explican que son pocos los alimentos que contienen vitamina D de forma natural. Estos son los pescados grasos, como el salmón, el atún y la caballa.

También aportan vitamina D, aunque en cantidades menores, el hígado vacuno, el queso y la yema de huevo. Algunos hongos la contienen, sobre todo aquellos expuestos a luz ultravioleta, además de alimentos fortificados con el nutriente, como la leche y cereales para el desayuno.

Sin embargo, es necesario mencionar que las altas concentraciones de este nutriente en la sangre puede ser nociva. Un cuadro de toxicidad por vitamina D conlleva a problemas en el ritmo cardiaco y daños en los riñones, por ejemplo. En ese sentido, su consumo a través de suplementos debe ser limitada.

Video Recomendado

Lazy loaded component