Gérmenes espaciales son un riesgo inmunológico para los humanos, sugieren investigadores

26 Jul 2020 | 17:50 h
El día de la primera llegada del hombre a la Luna. Foto: NASA

Las misiones de exploración hacia la Luna y otros planetas han llevado a un equipo de científicos británicos a plantear qué pasaría si el cuerpo entra en contacto con un virus o una bacteria alienígenas.

Una reciente investigación realizada por científicos británicos sugiere que los gérmenes espaciales representan un riesgo mayor que los de la Tierra para el sistema inmunológico humano. Pero además amenaza las misiones espaciales en planetas distantes.

El artículo fue publicado en la revista Microorganisms y expone los resultados de un análisis basado en un estudio de ratones. De acuerdo con los autores, a nuestro organismo le sería mucho más difícil luchar contra los virus o las bacterias extraterrestres, debido a que podrían estar constituidos por elementos muy diferentes a los que conocemos.

PUEDES VER: Estudio sugiere que el coronavirus puede alojarse también en el oído

Según informa el portal Phys.org, para hacer la comparación, se emplearon péptidos que contienen aminoácidos raros en nuestro planeta, pero que “se encuentran comúnmente en meteoritos”. Estos fueron expuestos a las células inmunes de los mamíferos, al igual que otros péptidos que sí son comunes en la Tierra.

Los resultados fueron reveladores, ya que la respuesta inmune a los péptidos extraterrestres fue “menos eficiente” que la reacción a los comunes. Además, las células inmunes de los ratones funcionan de manera similar a la de los humanos, resalta el portal científico.

“El mundo ahora es muy consciente del desafío inmune que plantea la aparición de nuevos patógenos”, dijo el profesor Neil Gow, vicerrector adjunto (Investigación e Impacto) de la Universidad de Exeter.

PUEDES VER: Captan por primera vez las dos colas del cometa NEOWISE en Perú

“Como un experimento mental, nos preguntamos qué pasaría si estuviéramos expuestos a un microorganismo que había sido recuperado de otro planeta o luna donde la vida había evolucionado. Existen algunos bloques de construcción orgánicos muy inusuales fuera del planeta Tierra, y estos podrían usarse para formar las células de tales microbios alienígenas”, agregó.