Los 2 Terremotos que espera el sur

Alerta. Desde Arequipa hasta el norte de Chile hay dos áreas donde no se liberó energía. Los sismólogos advierten que las placas de Nazca y Sudamericana están trabadas. El destrabe provocará un terremoto. La única manera de reducir el nivel de la tragedia es prepararse. Es hora de tomar conciencia. 

24 Sep 2017 | 7:20 h

Morir aplastado es un temor que surge cada vez que ocurre un terremoto en alguna parte del mundo. La tragedia más reciente la sufrió México, que ha  sumado más de 305 muertos.

PUEDES VER: YouTube: impacto en la red por asfalto que ‘respira’ luego del terremoto en México [VIDEO] 

Este tremendo movimiento telúrico volvió a despertar las alarmas en el sur del Perú y norte de Chile. Todos los estudios científicos advierten que en esta zona ocurrirán dos terremotos. Por eso hay que estar preparados.

La lógica es la siguiente: los eventos geológicos son cíclicos y se repiten. Por ejemplo en 1877 se produjo el último gran sismo que rozó el nivel de un cataclismo: 9 grados. Se aguarda uno de esa magnitud.

SILENCIO SÍSMICO

El ingeniero sismólogo de la Universidad Nacional de San Agustín, Víctor Aguilar Saldaña, ha dedicado su vida a estudiar los terremotos. Una parte de su quehacer diario lo separa para analizar la raíz de estos desastres provocados por el rozamiento de las placas tectónicas.

Esta parte del continente sudamericano entre Perú y Chile es penetrada por una placa sumergida bajo el mar denominada Nazca. La fricción de ambas produce los sismos. Se estima que la Nazca ingresa a la Sudamericana a un ritmo promedio de 8 centímetros anuales, explica el sismólogo. 

El movimiento de estas placas genera grandes fenómenos geológicos. La cordillera de los Andes es fruto de ello.

Pero hay zonas donde las placas quedaron trabadas. "Aquí no se mueven", agrega Aguilar señalando un mapa desde la costa de Arequipa hasta el norte de Chile.

Allí se acumuló energía cinética. Imagínese una competencia de vencidas, alguien en algún momento cederá y hará caer el brazo sobre la mesa, provocando un enorme movimiento. Esa es la energía liberada.

Entre el sur del Perú y norte de Chile hay dos áreas con silencio sísmico. Una es Lomas-Atico, en Caravelí, de 100 km de longitud, donde el último terremoto data de 1913; y la otra es Ilo-Antofagasta, de 650 km de largo, y donde no ocurren terremotos desde 1877. Los silencios sísmicos son de 104 y 140 años, respectivamente, en esos dos lugares.

Claro que puede haber temblores focalizados, como el sucedido en julio pasado en Atico, de 6.3 grados, explica el sismólogo. Pero asegura que son pequeñas liberaciones de energía o el acomodamiento de una falla geológica, distinta al fenómeno descrito.

 "Hay que esperar un sismo de 8 grados o más", añade el presidente ejecutivo del Instituto Geofísico del Perú (IGP), Hernando Tavera. El problema es que no se sabe en qué momento sucederá.

CAZANDO TERREMOTOS

Una forma de identificar un lugar donde podría presentarse un terremoto es analizando mapas geológicos de las zonas como Atico. Según el sismólogo agustino, aunque imperceptibles, se están levantando algunos cerros y laderas por la presión de ambas placas.

Llegará un momento en que una de las placas tectónicas ceda, "y el rozamiento entre ambas será de tal magnitud que producirá un movimiento telúrico sin precedentes", indica Aguilar Saldaña.

¿Qué evidencias hay para predecir un terremoto? Por lo  general, antes de un evento de  gran magnitud, hay sismos precursores o silencios que avisan.

En el primer caso se dan sismos pequeños focalizados cercanos al epicentro en un periodo de tiempo. Por ejemplo, unos meses antes del terremoto de junio del 2001 en Arequipa, se produjeron una serie de temblores dentro del mar frente a las costas de Camaná y Mollendo. Luego, intempestivamente "reventó" el terremoto y la serie de réplicas que lo sucedieron en las semanas siguientes.

Un patrón contrario es el silencio antecesor, que es el cese de los sismos unas semanas antes de un terremoto. Esto sucedió en Chile, antes del terremoto de 8.8 grados en Valparaíso en el 2010. Allí no hubo temblores por varias semanas y de pronto explotó el sismo.

Estos dos comportamientos se registraron en Japón antes del terremoto del 2011 de 9 grados; en Pisco antes del sismo de 8 grados de 2007; y hasta el de México, hace una semana.

El sur tiembla siempre

El último terremoto en el sur del país fue el del 2001 en Arequipa. Este alcanzó 8.4 grados de intensidad y es considerado el más grande de los últimos 25 años. Murieron 74, 26 de los cuales víctimas de un tsunami de mar que afectó el litoral arequipeño.

El sismólogo agustino sostiene que los temblores en el Cinturón de Fuego son normales. El rozamiento, producto del movimiento de las placas, produce sismos en todo el Perú y la mayoría de estos se concentra en el sur.   

En lo que va del año el IGP ha registrado 260 movimientos sísmicos en el país. 27 de estos de magnitudes entre 5 y 6.3 grados. 13 de estos temblores se produjeron en Arequipa, Tacna y Moquegua.

Aún más cerca, la madrugada del martes un sismo de 5.3 grados despertó a los arequipeños, atemorizados. Este tuvo su epicentro en el anexo de Yumina (Sabandía), a 137 km debajo de la tierra. Con esta información es hora que las autoridades y ciudadanos asuman medidas de prevención, la única manera de reducir los márgenes de tragedia. 

Te puede interesar