24 de Abril de 2017 | 1:35 h

Salud: Vitamina D ayuda a disminuir la hipertensión

Una investigación británica, publicada en la revista The Lancet, afirma que altos niveles de vitamina D, contribuyen a reducir la presión arterial sistólica y los índices de hipertensión. 

Foto: Google

Foto: Google.

La revista especializada The Lancet, publicó una investigación británica que estima que los altos niveles de vitamina D contribuyen a reducir la presión arterial sistólica y los índices de hipertensión. 

PUEDES VER: Salud: Sepa cómo curar la cicatriz de la cesárea

Este estudio, el cual fue financiado por la Fundación Británica del Corazón y el Consejo de Investigación Médica de Reino Unido, refiere que los niveles sistémicos de vitamina D han sido asociados a una variedad de estados de enfermedad, incluidos padecimientos cardiovasculares e hipertensión.

Diversos científicos británicos exploraron el efecto de la suplementación de vitamina D sobre pacientes cardiovasculares y los resultados fueron mixtos, pero sí confirmaron un impacto positivo de la vitamina D en la hipertensión.

Además, los autores del estudio utilizaron un enfoque genético para explorar la asociación de esta vitamina con la presión arterial alta, su causa y efecto, en una población de estudio grande de cerca de 100 mil personas de origen europeo. Los investigadores realizaron 35 estudios a su población en estudio y encontraron que en los pacientes con menores niveles de vitamina D, la presión arterial era más alta, mientras más baja en aquellos que ingirieron el suplemento o estaban expuestos a la luz solar.

Por último, concluyeron que, en comparación con otros tratamientos para reducir la presión arterial alta, la suplementación con vitamina D es una alternativa menos costosa y con menos riesgos de efectos secundarios, por lo que “es una opción buena y deseable para médicos y pacientes”.

Es importante contar con niveles adecuados de vitamina D, ya que la deficiencia puede causar síntomas tales como cansancio, dolor y malestar general, y, si es más grave, raquitismo en niños y osteomalacia en los adultos.

Síguenos en Facebook