Con show psicosocial se inició quinto juicio a Alberto Fujimori

Magistradas rechazaron la recusación y decidieron empezar el juicio. La defensa presentó un nuevo recurso dilatorio. La Procuraduría pidió que pague una reparación civil de 144 millones de soles. Acusado se mostró alicaído.Primera audiencia

18 Oct 2013 | 2:06 h

César Romero C.

A diferencia de sus anteriores presentaciones públicas, Alberto Fujimori se presentó a su nuevo juicio avejentado, achacoso, casi en pijama y colocándose, él mismo, un tensiómetro, en un intento por impresionar a las juezas y a la
opinión pública. Si lo logró, es muy temprano para decirlo. Lo que sí provocó es que esto se convierta en el centro de la atención de un juicio, que en su primer día fue muy técnico y duró menos de una hora.

Ante las quejas de Fujimori por una baja de presión, y luego de ser atendido por un médico del Instituto de Medicina Legal, el juicio se suspendió hasta el lunes 28 del presente, igualmente, en la sede judicial de la Diroes. El tecnicismo legal de estos primeros minutos del juicio provocó que pasara inadvertido un "enfrentamiento" entre el tribunal, integrado por las juezas Aissa Mendoza, Carolina Lizárraga y Avigail Colquicocha, y la fiscal superior Milagros Mora Balarezo.

OPOSICIÓN FISCAL

La fiscalía mostró su oposición por escrito, y en la audiencia, por qué se decidiera iniciar el juicio cuando no se ha resuelto
aún la recusación planteada por el abogado defensor William Paco Castillo Dávila. Mora Balarezo no acudió a la audiencia, aunque sí se presentó un fiscal adjunto de su despacho, que dejó sentada su oposición al acto de instalación del juicio.

La Sala respondió a la posición del Ministerio Público indicando que la recusación se tramitará por separado y que el juicio continuará. Las juezas consideraron que no hay motivos para dudar de su imparcialidad en este caso y dejaron que la recusación sea resuelta por la 1a Sala Penal Liquidadora, presidida por la jueza Inés Tello, tal como informó ayer La República.

REPARACIÓN CIVIL

Luego se produjo un primer choque entre el procurador Julio Arbizu y el abogado defensor, cuando el primero informó el monto de la reparación civil que pretende. Arbizu informó al tribunal que el Estado busca que Fujimori sea sancionado a pagar una reparación civil de 144 millones de soles por el daño económico y extrapatrimonial ocasionado a la administración pública.

"¡Es una exageración!", respondió Castillo Dávila, el procurador del Estado no puede pretender en este juicio penal un resarcimiento extrapatrimonial, que debería, dijo, verse en un juicio público. El abogado defensor recordó que Fujimori ya había oportunidad por pagos a los medios de comunicación donde no se le había impuesto una reparación civil tan alta.
Castillo se refería a la condena impuesta al ex presidente Fujimori por la compra de la línea editorial de Cable Canal de Noticias y del diario Expreso.

En ese caso, Fujimori fue condenado a seis años de prisión y al pago de S/. 24’060.216 de reparación civil. Monto del que, por cierto, no paga nada hasta ahora. Arbizu no pidió réplica y se quedó sin responder la provocación, tal vez para no dar la oportunidad al abogado defensor de entrar en un alegato político en pleno juicio. El procurador sí respondió luego ante la prensa.

JURISDICCIÓN

El nuevo abogado defensor siguió con su plan. No se opuso a la decisión del tribunal de seguir el juicio sin antes resolver la recusación. Pero abrió un nuevo tema de debate con el mismo objetivo: que otros jueces juzguen a su cliente. William Castillo planteó al tribunal una declinatoria de jurisdicción a favor de la Corte Suprema. Argumentó que al ser Fujimori acusado por sido condenado en una delitos cometidos cuando era presidente de la República, debe ser juzgado por la Corte Suprema, como ha sucedido con otros personajes.

Un caso que será resuelto en la siguiente audiencia, a pedido de la fiscalía, y que muy probablemente será rechazado pues, en todo caso, se debió plantear ello hace tiempo. Todo este proceso, desde la etapa de investigación, se realizó sin considerar la condición de ex presidente de Fujimori, sino como cualquier otro funcionario del Estado. Darle la razón sería comenzar todo este proceso desde fojas cero y no solamente cambiar a los magistrados. Hasta el pedido de extradición que se envió a Chile, y su aprobación, tendría que anularse, porque fue tramitado por una jueza de primera instancia.
 
LECTOR DEFICIENTE
 
En medios judiciales, este planteamiento fue interpretado como un recurso dilatorio destinado a provocar a la Procuraduría y los jueces. Este hecho permitió al procurador Arbizu responder el golpe, pero ante los periodistas,lejos de la audiencia. "Cualquier estudiante de derecho que lee la Constitución sabe que el periodo para que los funcionarios de alto nivel sean juzgados por una sala suprema es de cinco años. Eso revela en el abogado un profundo desconocimiento de la norma", sostuvo Arbizu.
 
Además, insistió el procurador, demuestra un "déficit de comprensión lectora" del abogado, pues "han pasado bastante más de cinco años" desde que Alberto Fujimori dejó de ser presidente. "Estamos viendo una serie de argucias extrajurídicas presentadas en el juicio, esperemos que esto no permanezca y que la sala tome las medidas correspondientes para que esto no ocurra nuevamente", añadió el procurador anticorrupción.
 
LO QUE SE VIENE
 
Por lo visto ayer, Fujimori seguirá mostrándose enfermo y decaído en las audiencias y el abogado haciendo uso de todos los mecanismos legales a su alcance para trabar el proceso y hacerlo lento y cansado. En la audiencia de ayer, entre el poco público asistente, estuvieron sus hijos Kenji y Keiko Fujimori y su esposo, mientras fuera de la DIROES un grupo gritaba a su favor.
 
Para la próxima audiencia la fiscalía deberá responder el pedido de la defensa de la declinatoria de jurisdicción y el tribunal tendrá que resolver, como dijimos rechazándolo, no queda otra. Luego, si hay tiempo, debería pasarse a la exposición oral de los cargos elaborados por la fiscalía y la presentación de las pruebas y testigos que se actuaran.
 
Entre las principales pruebas están lo actuado y la sentencia emitida por la Primera Sala Penal Especial en el juicio a Vladimiro Montesinos y los directores y dueños de los diarios "chicha". Ese documento fue vital en el proceso de ampliación de extradición y lo mismo sucederá ahora. En ese caso Montesinos ha declarado que Fujimori le ordenó contactar a los diarios "chicha" para resaltar su imagen de gobierno, minimizar los errores y atacar a los opositores políticos.
 
VIENE

Por otro lado, consultado sobre la imagen que mostró Fujimori en la audiencia, el periodista de investigación Gustavo Gorriti sostuvo que la simple observación por la televisión no permite establecer su estado real de salud. Precisó que la única forma de saber cómo se encuentra es a través de un examen médico. "No quisiera prejuzgar en tanto que puede haber sido una escena histriónica, tampoco prejuzgar indicando que está mal de salud. Solo médicos competentes determinarán si fue una actuación", dijo.

Recordó que, sin embargo, en los últimos tiempos Fujimori ha mostrado bastante interés en mantener su presencia en los medios de comunicación, opinando sobre diferentes temas políticos a través de mensajes, así como en las redes sociales mediante sus twitters, además, ha seguido pintando.
 
EN CIFRAS

S/. 3 millones de reparación civil pidió la fiscalía.

S/. 144 millones de reparación civil pretende el Estado.
 
US$ 5 mil pagaba el SIN por cada portada en diarios "chicha".

Te puede interesar