Dos amigos inseparables murieron mientras cenaban y una semana después se supo la verdad

Dos amigos -cuyo vínculo era como el de un 'padre' e hijo', según sus vecinos- comían chuleta de ternera y frijoles como cena. A los minutos, ambos fueron hallados sin vida en un poblado de Francia, en un hecho que causó conmoción. 

10 Ago 2017 | 8:16 h

El poblado francés de Authon-du-Perche quedó conmocionado por la sorpresiva muerte de dos amigos mientras estaban cenando. Muchos especulaban que se trataba de un crimen, sin embargo, tras una semana se resolvió el misterio detrás de este enigmático caso.

El hecho ocurrió el pasado 3 de agosto cuando Olivier Boudin, de 38 años, y Lucien Perot (69) –dos amigos cuyo vínculo era considerado de ‘padre e hijo’- estaban comiendo tranquilamente. La cena estaba compuesto por una chuleta de ternera y frijoles, queso, pan y una copa de vino. No obstante, fallecieron mientras comían y fue gracias a una vecina a que se descubrieron los decesos. Lo sorprendente era que sus cuerpos no mostraban signos de haber sido atacados.

PUEDES VER. Francia: seis militares de caravana antiterrorista fueron atropellados

La vecina consideró inicialmente que ambos se habían quedado dormidos por todo el alcohol ingerido. Sin embargo, luego del transcurso de varias horas, al ver que estos no se movían, decidió llamar a la Policía de dicha localidad.

El alcalde de Authon-du-Perche, Patrice Leriget, se pronunció a raíz de esta caso y aseguró que la escena que se apreciaba en el jardín daba la impresión de que "el tiempo se hubiera parado repentinamente".

Inicialmente, la hipótesis de la Policía apuntaba a los frijoles y el botulismo como posibles causantes de la muerte. Los investigadores enviaron todos los alimentos a un laboratorio para realizarles un análisis, pero los resultados fueron negativos.

Tras una semana, se dieron a conocer los resultados forenses y estos arrojaron que el dueño de casa, que había bebido bastante según los análisis de alcohol en sangre, se había atragantado con un pedazo de costilla que no había podido masticar adecuadamente, debido a que no tenía suficientes dientes.

A raíz de ello, su amigo Boudin, que tenía una condición cardiaca congénita, murió de un infarto por el impacto que le causó verlo atragantarse de forma fatal frente a sus ojos.

Te puede interesar