Ese sentimiento autoritario

Si Alberto Fujimori sale de la Diroes, digo es un decir, ¿se va a convertir en un discreto consejero de Fuerza Popular o intentará recomponer sus antiguas redes para reposicionarse al interior de ese sentimiento autoritario llamado fujimorismo? Si queda libre, digo es un decir, ¿optará por cohesionar el albertismo y el keikismo a favor de su hija mayor o, más bien, consolidará las contradicciones para sacar provecho en favor del engreído y benjamín de la familia? Si sale de la cárcel dorada donde se encuentra, digo es un decir, ¿permanecerá callado con grillete en pierna y otro simbólico en la boca o dedicará sendas horas del día a dar declaraciones en cuanto programa de radio y televisión lo demanden en contra del gobierno, de PPK, de los caviares y de cuanta fuerza democrática se le opuso en el camino?, ¿qué creen?

Obviamente todas las respuestas las sabemos y, por lo tanto, también sabemos que la opción de salir o permanecer encarcelado no está vinculada solo a la misericordia que puede provocar un viejo ex presidente devenido en autócrata (67% de peruanos y peruanas le tienen lástima), y que se convirtió en un criminal sentenciado debido a su acción u omisión frente a crímenes como el asesinato de un niño de 8 años, sino también en lo que implica para la estabilidad o desestabilidad de un gobierno que, desesperadamente, intenta seducir a esa fuerza autoritaria sin lograrlo. Y es extraño porque en temas económicos están absolutamente de acuerdo: son extractivistas compulsivos y ambos le sonríen a las empresas mineras chinas, además apuestan por el mismo tipo de desarrollo centrado en el crecimiento del PBI y en la recaudación para distribución populista. La diferencia está en las libertades. Precisamente eso es lo que en otros países, como Francia, diferencia a Le Pen de Macron.

Por eso mismo, sorprende que analistas avezados y muy entendidos en la materia, califiquen de “involución” la posición de Keiko Fujimori desde julio del 2016 a la fecha. ¿Involución? No, simplemente que la derrota permite ver las enaguas del poder, por eso el apoyo decidido a las marchas #ConMisHijosNoTeMetas; los gritos destemplados contra todo lo que lleve el logo de “género”; la negativa a investigar a los pedófilos; el apoyo decidido a los mineros ilegales; el cierre de filas contra todo lo que implique “una memoria otra”; así como el sambenito de “terroristas” a todo lo que se mueva en contra de ellos —Arana y Apaza son el último ejemplo—, junto con las mil excusas frente a la corrupción y narcotráfico, es lo que caracteriza al núcleo duro de ese sentimiento autoritario llamado fujimorismo.

El fujimorismo es un caudillismo familiar sin ideología, con una base compleja de sentimientos e ideas retrógradas, que busca “naturalmente” la impunidad porque tolera la autocracia y se regodea en el populismo. Nuestro pasado histórico y nuestro presente mediático nos permiten organizar esa ansiedad por el caudillo que nos salve como proyecto político, descartando, por cobardía e indiferencia, una posición ciudadana autónoma que entienda la política como agonía y acción permanente.

Síguenos en Facebook

ÚLTIMAS COLUMNAS

Juan de la Puente
Los invitados de piedra
Viernes, 26 de Mayo de 2017
Augusto Álvarez Rodrich
muy bien pero muy tarde
Viernes, 26 de Mayo de 2017
La República
Gira y giro
Viernes, 26 de Mayo de 2017
Gabriela Wiener
Una de zombies
Viernes, 26 de Mayo de 2017
Mirko Lauer
FP cucocéntrica
Viernes, 26 de Mayo de 2017
Salomón Lerner Febres
La urgencia de renovar la política
Viernes, 26 de Mayo de 2017