Intolerancia de género

Claudia Cisneros

“Váyase a la C…de su M…!” puso en un tuit el congresista fujimorista Tubino a una persona que le sugería alguna relación con la homosexualidad. Pero Tubino dice no ser homofóbico(https://t.co/FJe3LaBmKq). “Me llamo Javier, mi pareja se llama Francisco y soy arquitecto”, dice un hombre dibujado en una guía para maestros en la misma página donde hay hombres y mujeres dibujados que se presentan con sus profesiones o actividades en clara intención de enseñar a los niños la diversidad existente en la sociedad y que aprendan a respetarse entre sí por encima de dónde nacieron o viven, qué oficio tienen o si son gay o heterosexuales. Al señor Tubino esto le parece terrible. Pero, ojo, dice que no es homofóbico. Es un intolerante de género.

“Tengo amigos homosexuales pero no por eso voy a querer que mis hijos les enseñen sobre los homosexuales”, dicen los que aseguran no ser homofóbicos pero quieren invisibilizar al homosexual de la educación. Son intolerantes de género.

“Tengo derecho a expresar mi opinión”, dicen los que creen que denigrar, invisibilizar, discriminar a peruanos y peruanas cuenta como opinión. Quieren llamarle opinión a tratar como leprosos a homosexuales, llamándoles enfermos, fallados. Dicen que los respetan, siempre que se mantengan invisibles. Y así dicen no ser homofóbicos. Son intolerantes de género.

“O sea, si no pienso como tú, soy ignorante”, dicen tratando de defender su aversión a homosexuales. Como si discriminarlos fuera una opinión aceptable o siquiera una opinión. Desconocen lo elemental del género doblemente, porque no se enteran y si se enteran, pretenden desconocerlo. Aquí (https://goo.gl/xyhqpg), acá (https://goo.gl/roK8Bt) y acá (https://goo.gl/xyhqpg) hay información para quien quiera instruirse con pruebas, con ciencia que se basa en investigación, evidencias. Pero con tal de negar la existencia pública de homosexuales, elaboran las más delirantes teorías basadas en conocimientos no actualizados. Son intolerantes de género.

“¿Acaso si no quiero que en el colegio le enseñen a mi hijo que hay gays soy homofóbico? Sí. La homofobia es rechazo y aversión a la existencia y reconocimiento público homosexuales. Es intolerancia de género.

“Ahora resulta que la tolerancia es solo para los que piensan como uds. Tengo libertad de expresión”, dicen los que aseguran no ser homofóbicos y se quejan de que nosotros no somos tolerantes con ellos pese a exigirles tolerancia. Entiende: la tolerancia sirve para mantener la sociedad cohesionada y el respeto mutuo. Si un grupo en la sociedad pretende rechazar a otro grupo por fanatismo o falta de información actualizada, esos grupos hacen daño a la sociedad porque la separan, crean divisiones y discriminación injusta y la disfrazan de opinión. Es intolerancia de género.

Las ideas de las personas intolerantes sin base, crean injusticias diarias y no deben ser toleradas en una sociedad que se quiere construir en armonía y pluralidad. Y esa es la razón (y no una sarta de tontas teorías conspiranoicas) por la que existe un sistema político que promueve la inclusión diferenciada y el respeto a homosexuales. Porque las sociedades se construyen incluyendo. Y las políticas públicas, y la responsabilidad de un Estado de formar ciudadanos desde las escuelas, no se pueden basar en creencias de fe (que hay muchas) sino en ciencia, hechos y conocimiento actualizado. La tolerancia en la sociedad debe tener el límite de no tolerar al intolerante que quiere discriminar sino todo estaría permitido: denigrar, ser injusto, o matar. Así lo explicó el filósofo Karl Popper: “Si extendemos la tolerancia ilimitadamente a aquellos que son intolerantes, si no estamos preparados para defender la tolerancia de la sociedad contra la arremetida del intolerante, el tolerante será destruido y con él la tolerancia”. Por eso la intolerancia de género no debe ser tolerada. Porque es injusta, discriminatoria, y ejerce violencia real contra niños, adolescentes y adultos homosexuales por simple fanatismo, falta de conocimiento o miedos irracionales. No hay peor violencia contra la dignidad de un ser humano que pretender invisibilizarlo y denigrarlo. No a la intolerancia de género. Sí a la inclusión diferenciada y respeto a los homosexuales y heterosexuales por igual.

Síguenos en Facebook

ÚLTIMAS COLUMNAS

Maritza Espinoza
Y se llama Perú, con P de Pisco
Domingo, 28 de Mayo de 2017
La República
¿Se quiere escuchar?
Domingo, 28 de Mayo de 2017
Rosa María Palacios
PPK versus el resto del mundo
Domingo, 28 de Mayo de 2017
Mirko Lauer
Una por otra
Domingo, 28 de Mayo de 2017
Patricia Montero
Pásame la botella
Domingo, 28 de Mayo de 2017
Martín Tanaka
Sobre la coyuntura reciente
Domingo, 28 de Mayo de 2017