12 de Marzo de 2012 | 8:09 h

"Culpar a un libro de los problemas de la sociedad no solo es incompleto sino también hipócrita"

José Ragas, Historiador PUCP, estudiante del doctorado de Historia en América Latina de la Universidad de California, Davis en Estados Unidos.

La cara sonriente del Abimael Guzmán Reynoso en un libro de educación primaria alarmó a propios y extraños durante la última semana. ¿Qué mensaje reciben nuestros niños sobre el período de violencia que afrontó el Perú entre 1980 y el 2000?

Conversamos con José Ragas, estudiante del doctorado de Historia en América Latina de la Universidad de California, Davis en Estados Unidos , y le consultamos sobre la polémica generada en los últimos días. ¿Todo el tema termina en dos o tres páginas de un libro?

¿Cuánto hemos avanzado y cuánto nos falta por recorrer en ese camino que trazó la CVR en su informe final? Respuestas y conclusiones, en la siguiente entrevista de LaRepublica.pe

José Miguel Silva   @jomisilvamerino

El polémico libro que ha retirado la editorial Bruño ya fue leído por miles de niños en todo el Perú. ¿Cuál debería ser el paso siguiente para lograr proteger a nuestra infancia de estas ideas equivocadas sobre lo que ocurrió en el país?

El tema de los textos escolares se viene planteando no solo en Perú sino también en otros países como Chile o Argentina donde hay mucha polémica por la forma en que se debe transmitir contenidos en un contexto post-violencia política. En nuestro caso el tema siempre estuvo en el ojo de la tormenta. Durante el gobierno aprista se pusieron en duda los contenidos de ciertas editoriales en torno a los mismos temas. ¿Qué visión debería transmitirse sobre el Conflicto Armado Interno (CAI)? Lo que ha pasado con esta editorial es algo que se repetirá en los siguientes años si no se pone más cuidado en a quién se le encarga escribir un texto así. Algunas editoriales consideran que escribir un texto escolar no es una labor importante por lo que se lo encargan a simples conocidos o jóvenes amigos.

¿Y qué sería lo recomendable?

Se le debería encargar a profesionales que estén al tanto de lo que se está investigando día a día, que sepan cómo está el debate actual y que puedan defender el contenido en caso sea necesario.

Esta editorial reconoció su error y anunció la contratación de historiadores reconocidos para la redacción de los futuros libros…

Sí. Pero por ejemplo y esta es una pregunta académica, el problema es ¿quién ha dicho eso? (supuesta apología al terrorismo que hizo el corrector de editorial Bruño, ex editor del libro de Abimael Guzmán ) y la forma en cómo lo ha dicho (se mostró públicamente a favor de principios del Movadef). Además el matiz que le ha dado por ser quién es: un condenado por terrorismo. Creo que nos estamos quedando en definiciones muy simples y básicas que favorecen a ciertos grupos políticos pero que no permiten entender en su complejidad lo que significó lo ocurrido aquí entre el 80 y el 2000.

¿Pero siendo niños de primaria no es un poco complicado que entiendan eso por lo que nosotros los adultos aún no podemos ponernos de acuerdo?

Definitivamente. Por eso toda la tensión que se ha puesto en los textos escolares no solo es algo incompleto sino también hipócrita. Si bien es cierto los libros son muy importantes para transmitir una visión determinada sobre episodios del pasado, también es cierto que solo son una de las muchas fuentes a las que un escolar puede tener acceso. El texto era muy importante hace 30 o 40 años porque era uno de los pocos lugares en donde el escolar podía formarse una visión sobre el pasado. Ahora con la internet, por ejemplo, hay otras visiones que circulan, y esto debería ser complementado por profesores que deben estar actualizados y bien formados por el Estado y por ellos mismos. Echarle la culpa a un libro es incompleto y es solo una parte mínima del problema que engloba a la sociedad hoy.

Mencionaste el tema de los maestros. ¿Deberían maestros que cumplieron condena por terrorismo volver a dictar clases en las aulas peruanas?

Es un tema muy sensible. Como todos sabemos, una de las estrategias de Sendero Luminoso (SL) no fue solo la parte militar o la política sino que además SL se infiltró en la educación a través de universidades, academias y colegios; y consiguió la mayor parte de adeptos en centros educativos. Así que la asociación entre educación y subversión es bastante cercana en el caso del CAI peruano. Yo creo que debería analizarse “caso por caso” para ver si conviene o no darles una nueva oportunidad para que enseñen o si convendría más bien ubicarlos en otras labores quizás administrativas donde no puedan generar un debate  o un conflicto que perjudique a todas las partes.

¿En los últimos años, se ha visto más la lucha contra el analfabetismo a nivel nacional o el tratar de cubrir con material educativo todo el territorio patrio pero quizás pocos esfuerzos por tocar este tema sobre los contenidos en los materiales escolares no?

Es un reflejo de este discurso ambiguo y hasta contradictorio en torno a la narrativa del CAI. Por una parte un gobierno encargó formar la Comisión de la Verdad (CVR), pero por otro lado, los gobiernos siguientes no solo no prestaron el apoyo económico suficiente sino que además tampoco el respaldo en cuanto a brindarle legitimidad. Uno puede discrepar con la CVR o con su informe, pero tiene que haber ciertos principios básicos sobre los cuales establecer una narrativa. Por ejemplo de que señala que “la violencia es condenable venga de donde venga”. Los ataques contra la CVR no permitieron llevar un discurso coherente desde el Estado hacia la sociedad. Lo que pasa con los libros es parte de este doble discurso. Se hace cargamontón pero no se va al fondo.

Era previsible que el trabajo de la CVR iba a tener críticas o ataques de políticos, militares u otros sectores. ¿Por qué las personas que debieron encargarse de difundir su informe final no lograron esto y por ratos parece que solo se trata de un documento que está allí y pocos revisan o leen?

Tienes razón. Por ejemplo el libro “Hatun Willakuy” que la versión más accesible del Informe Final, durante mucho tiempo estuvo sin circular o sin re imprimirse. No obstante creo que a pesar de una poca difusión sí se ha podido llegar a transmitir (el informe) a través de otras formas. Películas, artes plásticas, obras, exposiciones, cómics, etc. Esto ha permitido que las víctimas puedan ofrecer su propia versión. Yo creo que la información o el recuerdo de esto sí ha circulado, pero lo que debía ser un discurso oficial, como ocurrió en otros países no pasó acá. Se dejó la CVR a merced de grupos políticos que terminaron por tergiversar el discurso siguiendo sus propios intereses.

¿Todo el 48% que votó por Keiko en la segunda vuelta está en contra del informe final que presentó la CVR?

En algunos casos reconocen algunos aspectos del trabajo la comisión. Creo que en el caso del fujimorismo, se tienen un discurso muy claro: “El terrorismo inició la guerra, el Estado se defendió y las muertes que ocasionó este último, son excesos”. La idea de que “éste fue el precio que se tuvo que pagar para pacificar el país”. La narrativa que transmite el fujimorismo se basa en dos discursos: Fujimori derrotó al terrorismo y Fujimori derrotó la hiperinflación. Ambos son falsos. Pero se incide en esa idea que la gente repite y considera como ciertas pues no hay un respaldo o contraparte para enfrentar estos paradigmas o dogmas.

En el caso de los militares ellos dicen que la visión del informe final es parcializada y que no los incluye.

Ellos consideran que no pueden estar a la par que Sendero o el MRTA. Algunos por querer defender a los militares reducen el debate a una cuestión de números, haciendo que las víctimas sean consideradas “una cifra más”; lo cual es espeluznante. Por otra parte ellos (los militares) también buscaron dar su visión a través de películas, como “Vidas paralelas”. Es un discurso enraizado que tienen, acusan a la comisión de ser integrada por un grupo de izquierda que trata de culpar a los militares de lo que pasó en el país. Lo cual no es cierto porque el informe final señala que el principal responsable de las víctimas es el terrorismo.

¿Es el momento de llevar las conclusiones del Informe Final de la CVR a los libros escolares?

Yo creo que sí. Ya esperamos diez años y seguimos debatiendo el informe final. Eso me parece bueno pero no creo que el documento deba verse como “dogmático”: Ninguno de los que apoyamos el informe lo ve de esa manera. Creo que los textos escolares deben ser respaldados por otras instancias. Hay información académica con nuevos estudios pero que no circula. Es hecha en el interior del país o en el extranjero. Que no circule ocasiona que la gente se queda con ideas básicas o binarias sobre lo que significó este período. Pero ya debe ser implementado (el informe final) en los libros, a cargo de especialistas que puedan hacerse responsables por la información que ahí colocan.

Se necesitará un amplio consenso político para ello…

Sí, pero los textos son revisados por funcionarios de los ministerios, entonces ellos dan finalmente el visto bueno de lo que debe circular. Yo creo que lo peor que puede pasar es poner el informe a un lado y tratar de tapar esto. Decir “esto no ocurrió” o “lo que pasó entre el 80 y el 2000 sencillamente es algo que debemos olvidar”: Lo mejor es exponer esto, debatirlo. No puede haber una sola memoria. No puede haber una sola forma de recordar esto. Debe englobarse a todos los actores. Es un tema presente que surge siempre en la sociedad peruana. Últimamente con Maria Elena Moyano por ejemplo. El tema de la violencia política está siempre presente en la sociedad peruana.

¿Qué nos espera si muchos jóvenes se ríen al no poder reconocer a Abimael Guzmán en una foto?

Es una cuestión generacional a nivel mundial. En muchos países como Estados Unidos o Gran Bretaña los jóvenes también suelen presentar ese mismo desconocimiento por la historia contemporánea (…) es un tema que no debe ponerse por debajo de la alfombra. No solo los jóvenes deben saber “quién es Abimael Guzmán” sino “qué hizo él y su grupo”. El saber además ¿cómo se llegó a eso? Y cómo esto no es algo del pasado . Como así, situaciones cotidianas como el racismo y la discriminación son ingredientes que llevaron a que esto ocurra en los 80s y que esperamos no se repitan en el futuro.

¿Entonces qué es la historia?

Es el análisis de eventos que si bien han ocurrido están presentes en la memoria cotidiana de quienes viven en un determinado territorio. El caso peruano está muy cargado de historia y todo se relaciona con el pasado. Un partido Perú-Chile nos remite a la guerra del pacífico. Ahora que se acerca el bicentenario de la independencia tenemos muchos episodios que han marcado al país y nos sirven como referentes.

¿Cuál sería entonces el ideal de “reconciliación”?

La reconciliación no puede ser impuesta. Lo que hizo la CVR fue tratar de crear espacios para que la gente pueda sanar heridas y conversar de esto abiertamente, algo que no había ocurrido antes. Los testimonios, que algún miembro del gobierno calificó de “sobreactuados” son algo inédito en un país con larga trayectoria de discriminación hacia grupos étnicos o minoritarios. Pero tampoco se va a esperar que el país sane de un año a otro o que la publicación de un informe sane al país pues es todo muy complejo. En Chile, el debate en torno a temas similares aún continúa. El caso peruano podría iniciarse por una cultura de tolerancia y respeto. Los gobiernos deberían respaldar esto mediante una política de Estado.

¿Qué otros esfuerzos podrían hacerse para poder difundir a futuro el informe de la CVR?

Algo que debe hacerse es crear los espacios para que las instituciones que participaron en el conflicto armado, y que sufrieron sus efectos, puedan publicar sus propias versiones. La Iglesia Católica, la evangélica, las fuerzas armadas y los partidos políticos. Todos deben promover sus propias narrativas y tratar de articularlas como una suerte de esfuerzo mayor para saber qué fue lo que ocurrió. En lo académico se hacen esfuerzos por ampliar el análisis del periodo de violencia político que ocurrió en el país. Creo que mientras más conozcamos estos, más podremos saber qué pasó y cómo podría evitar que se repita.

Síguenos en Facebook