Las loot boxes son peligrosas para adictos a juegos de azar, según estudio

Una reciente investigación de las universidades de Plymouth y Wolverhampton relacionó los efectos psicológicos de las cajas de botín con los de las apuestas.

El análisis señala que muchos juegos utilizan presión psicológica para fomentar compras. Foto: MuyComputer/Blizzard
El análisis señala que muchos juegos utilizan presión psicológica para fomentar compras. Foto: MuyComputer/Blizzard
Videojuegos LR

El gaming y el mundo de los juegos de azar han sido relacionados estrechamente en la última década por un hecho preciso: el surgimiento de las loot boxes (aquellas microtransacciones basadas en cajas de botín). Muchos creen que estos mecanismos hacen uso de técnicas psicológicas para persuadir a los individuos y una reciente investigación profundizó en el tema.

El estudio fue hecho por las universidades de Plymouth y Wolverhampton, las dos del Reino Unido. Ambas publicaron un interesante informe a inicios de abril de 2021 en el que mostraban cómo las loot boxes se asemejan a las apuestas desde un aspecto “estructural y psicológico”.

Según la investigación, muchos videojuegos que emplean monetización interna usan la “presión psicológica” para motivar a los usuarios a realizar estas compras. “Instauran el miedo sobre la posibilidad de perder una increíble oportunidad de obtener un objeto limitado o raro y también ponen ofertas tentadoras que pueden desaparecer en cualquier momento”, señalan.

El auge de los “juegos como servicio” ha generado un sinnúmero de títulos que siguen un modelo gratuito. Las ganancias no se obtienen a través del juego base, sino de las microtransacciones internas como pueden ser camisetas, skins, trajes. Esta modalidad abunda sobre todo en las plataformas móviles como teléfonos y tablets.

Las loot boxes son una de las formas más polémicas de microtransacciones, pues, como su propio nombre lo dice, consisten en paquetes de items que los usuarios adquieren sin conocer al 100% su contenido, lo que las convierte en una especie de “caja sorpresa”.

El estudio indica que solo el 5% de todos los jugadores que prueban suerte en estas mecánicas son los que generan la mitad de la ganancia total de todas las cajas de botín. Estos son capaces de invertir más de 100 dólares al mes.

Otro punto relevante es que las personas que gastan esa cantidad no son necesariamente acaudaladas, sino más bien individuos con problemas con las apuestas. Por ello, sostienen que las loot boxes ponen en riesgo a individuos que son propensos a ser adictos a este tipo de actividades.

“(Las loot boxes) están diseñadas para motivar a los usuarios a gastar más en cajas que podrían contener un valor mayor que la cantidad invertida”, detallan.

También hicieron mención al valor de reventa de los ítems que ofrecen algunos títulos como Counter-Strike Global Offensive: “Muchos gamers otorgan valores financieros discretos al contenido de las cajas de botín (basados en el valor de compra o de reventa) lo que sugiere que muchas de estas cumplen con el criterio para la regulación de apuestas”.

Los investigadores invitaron a los desarrolladores a implementar un sistema de etiquetas que adviertan a los consumidores sobre los peligros de las cajas de botín, así como ser más transparentes al mostrar la probabilidad de ítems y establecer límites de gasto.