Mamá osa se reencuentra con sus crías tras salir huyendo de su refugio

Tendencias LR

LRTendencias

21 Feb 2021 | 8:42 h
Usuarios de las redes sociales quedaron conmovidos al ver este tierno reencuentro entre madre e hijas. Foto: captura de Facebook
Usuarios de las redes sociales quedaron conmovidos al ver este tierno reencuentro entre madre e hijas. Foto: captura de Facebook

La úrsida había escapado de su guarida al ver que el dueño del lugar se acercaba y dejó solas a sus bebés. Tiempo después volvió por ellas y el reencuentro se hizo viral en Facebook.

A través de Facebook se hizo viral una conmovedora historia entre una osa y sus tres bebés. El animal fue separado de sus crías cuando una fuga de gas en el refugio donde se encontraban ocasionó que entren a inspeccionarlo. El miedo apartó a la madre del lugar, pero días después volvió al lado de sus hijas.

Este hecho ocurrió en el condado de Sevier, Estados Unidos. Un hombre de 59 años vivía solo en una cabaña y, sin que se diera cuenta, la úrsida había ingresado a su casa y la tomó como guarida junto a sus tres crías de apenas cuatro semanas de nacidas.

Una fuga de gas, probablemente provocada por los mamíferos, hizo que un especialista acudiera a ver qué pasaba. Fue allí cuando la osa se asustó con la presencia del reparador y salió corriendo, mientras dejaba a sus cachorras atrás.

David Sexton, de la Agencia de Recursos de Vida Silvestre de Tennessee, llegó a la vivienda tras la alerta de su dueño. Luego de una inspección a la casa, encontraron a las tres crías debajo de una tubería.

Lazy loaded component

Las arroparon en unas mantas y las llevaron a un albergue en el que las cuidaron mientras buscaban a su madre. Después de unos días, la osa volvió a la cabaña en búsqueda de sus bebés. Por ello, el dueño de la casa decidió traer de vuelta a las pequeñas mamíferos para que se reencuentren con su madre.

Tan pronto las vio, reconoció que eran suyas y se acercó para tomarlas. El propietario del lugar quedó sumamente conmovido, por lo que decidió que la familia de osas continúe viviendo en su hogar, por lo menos unos meses, hasta que las crías estén lo suficientemente grandes para poder caminar detrás de su madre.

“Nunca he visto un oso en estado salvaje en mi vida. Que se queden conmigo. Cuando vi que volvían a meter a las cachorras, tenía lágrimas corriendo por mi rostro. Me hizo tan feliz”, contó este hombre para The Daily Times.

La historia fue difundida en la página de Facebook del centro de rescate animal y una gran cantidad de personas mostraron su admiración por el señor que decidió no brindar su nombre.