San Valentín: ¿Qué significa ser un “soldado caído” y por qué es muy popular cada 14 de febrero?

Roberto Barreto
13 02 2019 | 11:56h

Cada vez que llega San Valentín se ve a decenas de “soldados caídos” en las calles. Algunas personas las consideran obsesivos y otras como desafortunados. Conoce más de ellos en esta nota.

No todos la pasan bien en San Valentín. A diferencia de muchas personas que tienen una cena romántica o viajan para una segunda (o anticipada) luna de miel, existen los chicos considerados como los “soldados caídos” del día. ¿A quién nos referimos? Te lo explicamos.

De seguro, al menos una vez, has visto o (alguna amistad lo ha hecho) a un tipo en un parque o en los alrededores de un centro comercial con unos regalos para mujer (chocolates, flores o peluche); luego de mucho rato te das cuenta que ha pasado tiempo y nadie llega a darle el alcance; finalmente, él, resignado y decepcionado, decide irse, aunque valgan verdades algunos sí optan por quedarse algunas horas más por si sucede un milagro.

PUEDES VER San Valentín: ideas de cenas románticas para el día de los enamorados

Podría decirse que el rechazo no es tácito en estas situaciones y que es sumamente evidente. Otro ejemplo: quizá también has presenciado una discrepancia en público de una chica y un chico. La escena termina con ella yéndose y el hombre quedándose parado o caminando hacia otra dirección para disimular el penoso incidente.

En la cultura popular se les llama a estos hombres rechazados como “soldados caídos”, en alusión a un combatiente que ha sido liquidado en una guerra. Los usuarios de las redes sociales, en su mayoría jóvenes, se encargaron de bautizarlos así y de viralizar varias de esas malas experiencias de ellos a través de fotos y videos.

Los primeros casos y el mayor número de ellos se han dado en el día de San Valentín; por ello, soldado caído era un término que se empleaba para referirse a esos hombres rechazados en esa fecha. No obstante, debido a la publicación en internet de muchos episodios similares fuera del día del amor, ya se conoce como soldado caído a cualquiera que obtengan un rotundo "no".

El “soldado caído” es un reflejo de la incomprensión natural, pero no necesariamente correcta, entre géneros. También muestra el imperioso deseo del humano de registrar los hechos para luego difundirlo. "Esta necesidad de contar un acontecimiento excepcional, formar parte del mismo, llamar la atención de otros con su relato, es una necesidad humana fundamental", explica Stéphane Rusinek, profesor de psicología en la Universidad de Lille 3, según el sitio web Emol.

Otra forma de llamarlos a ellos es “friendzoneados”. Esta palabra proviene del término inglés” friend”, que en castellano significa “amigos”. Los creadores y usuarios de esta suerte de neologismo lo relacionan con la situación en que una mujer manda a la zona de amigos a un chico por el que no siente amor. También mezclan el español y el inglés con frases como “lo mandaron a la friendzone”.

PUEDES VER 20 imágenes de San Valentín para enviar a tu pareja

Pero existe una pequeña diferencia entre “soldado caído” o “friendzoneado”. En el primer caso el rechazo es público, compartido en Facebook o Youtube, o hay testigos que confirman lo que sucedió. En cambio, uno puede ser “enviado a la friendzone” sin necesidad de que se cumplan los otros requisitos; se asemeja más a la negación que una persona puede sufrir al intentar frecuentar a una chica.

¿Mala suerte en el amor de esos hombres? Preferimos llamarlo como poco éxito en el amor, porque, buscando ser criteriosos, no se trata de mala suerte. Definitivamente, hay aspectos que uno debe cambiar para no fracasar y no derivar esas negativas a los campos de la ruleta o fortuna. Consideremos que una chica puede pensar que dicho hombre es muy obsesivo o tiene actitudes inmaduras o posee hábitos distintos a ella. Y puede ser que tenga mucha razón.

No obstante, no se debe olvidar que, pese a que uno puede ser un buen chico y tiene las mejores de las intenciones, al final la decisión de aceptar salir depende de la otra parte. Siempre pensemos en la libertad de decisión de cada persona.

Mencionamos esos detalles en el marco de la lluvia de críticas injustificadas que sufre la persona que rechaza a otra. En internet no faltan comentarios como estos: “Se nota que ese chico la quiere y ella es tonta porque lo rechaza. Debió darle una oportunidad”. Peor aún, hay algunos casos donde los cibernautas encuentran la cuenta de Facebook o Twitter de la mujer que rechazó y no paran de insultarla en la búsqueda de una “justicia digital”.

PUEDES VER San Valentín: momentos románticos en el fútbol

Vale mencionar, que pese a su libertad de decidir salir o no, no significa que ella deba ser grosera al momento de decir “no” o deba jugar con los sentimientos del chico interesado dándole a entender que tiene oportunidad para luego pedirle que se aleje. No es un acto de buena fe. Las malas costumbres siempre se deben erradicar. No obstante, así existan escenarios de esos tipos, el hombre no tiene excusa para seguir insistiendo ni mucho menos tomar venganza. Es necesario siempre reiterar ello por más obvio que se lea o suene.

Finalmente, no se puede determinar que todo hombre que insistió es una persona obsesiva. Pero pensemos que, en un mundo ideal, un hombre debería darse cuenta que ya no tiene chances con la mujer que quiere y no permitir que ello se convierta en una obsesión. Y ella debería ser franca desde el inicio (en los casos de mujeres que le gusta tener a un hombre cerca de ella para pasar el rato y luego rechazarlo). Hay mucha tarea por hacer.

Video recomendado