Sierra del Divisor: “Ese cono perfecto es como un Jurassic Park”

La visión de enrique ortiz. Biólogo peruano canaliza donación de US$ 1 millón de Andes Amazon Fund para la elaboración del plan maestro que requiere el nuevo parque nacional. Dinero proviene de filántropos estadounidenses.

15 Nov 2015 | 4:50 h

Jacqueline Fowks
 
El biólogo peruano Enrique Ortiz trabaja desde hace 15 años como intermediario de filántropos estadounidenses que destinan dinero a proteger áreas ambientalmente vulnerables en el país. Antes ha sido investigador, activista, y hoy se define como un político ambiental. Como director de programas de Andes Amazon Fund (AAF), anunció el viernes la donación de US$ 1.000.000 para el comité de gestión y el plan maestro que requiere el nuevo parque nacional Sierra del Divisor, creado el lunes por decreto supremo.
 
 
“La creación de Sierra del Divisor ha demorado mucho tiempo (14 meses después de los acuerdos firmados por el Gobierno). A los donantes les planteamos que la creación de un área protegida es solo un paso en un proceso largo, y la idea fue también incentivar (con el millón de dólares) a que el Estado peruano sea más decidido en crear el parque, y que haya menos oposición en el Gobierno, dado que ya viene con su panetón bajo el brazo”, explica Ortiz.
 
Según el experto, que ha trabajado antes en tres fundaciones similares, no solo se trata de “crear áreas protegidas, sino de criarlas. En el trabajo se trata de intentar atraer interés y cuidar el legado ambiental que tiene el país”, añade.
 
En el caso de Sierra del Divisor, que debe gozar de la máxima protección del Estado por su categoría de parque nacional, el proceso será largo porque hay amenazas, por ejemplo, una carretera construida sin autorización por concesionarios forestales en el límite norte y la deforestación por cultivos ilícitos de coca, según denunció en junio el Proyecto de Monitoreo de la Amazonía Andina.
 
Ortiz ha sobrevolado un par de veces Sierra del Divisor y ha recorrido a pie las comunidades del lado brasileño (Serra do Divisor, parque nacional desde 1989), y comenta a La República que la zona estaba en su radar desde hace 15 años, al ver fotos tomadas por una expedición extranjera: “Ese cono perfecto llamaba la atención, era como un Jurassic Park en la selva amazónica, y eso significaba que había otros niveles de especies y características únicas (de flora y fauna) en la llanura, además de contener especies en (peligro de) extinción”.
 
Para el representante de Andes Amazon Fund, esas expediciones académicas internacionales cumplieron un rol muy fuerte en el Perú, pues registraban lo megadiverso del país, pero “esa capacidad ha sido ya reemplazada por equipos nacionales”, sostiene.
 
El comité de gestión creado para Sierra del Divisor, en el que están representados el Estado, las comunidades y organizaciones civiles, debe decidir en diciembre cuál será la vía para canalizar el millón de dólares, informa Ortiz. “Según las leyes norteamericanas, la Fundación tiene que responder a un equivalente de la Sunat, y es difícil poner los fondos en el gobierno, para que asegure un buen uso del dinero, particularmente critico cuando estamos en un momento de cambio, pero existen otros mecanismos no muy complicados, como el Profonanpe, una entidad público-privada”, agrega.
 

Cambios en el tiempo

Ortiz conoció el inicio de la minería ilegal en Madre de Dios, en Huepetuhe, en los años 90, “cuando nadie decía una palabra; hoy sí hay una reacción”.
 
El biólogo ha visitado recientemente la misma región y cuestiona al gobernador regional Luis Otsuka, que permitió la construcción de una carretera de 9 kilómetros, sin expediente ni consulta previa, en el área de amortiguamiento del parque nacional Manu y la reserva indígena Amarakaire.
 
“La vía es para conectar un área de minería ilegal con la carretera Interoceánica”, señala.
 
Pero le preocupa más otra cuestión: “Las expectativas de crecimiento son medio peligrosas debido a la desaceleración económica: hay que tener mucho cuidado con la estrategia de disminuir los controles para facilitar la inversión. No lo podemos permitir, es una bomba de tiempo. Ese es uno de los problemas que tenemos, nos hemos acostumbrado a una tasa de crecimiento que es una burbuja y no es normal, y tenemos una competencia no escrita con los países vecinos para ver quién se ofrece más barato”, afirma.
 
El también miembro del consejo directivo del Sernanp (la autoridad nacional de áreas protegidas) indica que “en hidrocarburos Perú y Colombia tienen una clara competencia, y en Bolivia, el presidente ha anunciado que la extracción petrolera puede entrar en áreas protegidas. La buena noticia es que la sociedad hoy está más alerta y espero que aprendamos de los errores en Las Bambas y Tía María”.
 

Claves

Beneficio. La recategorización de la Zona Reservada Sierra del Divisor como parque nacional permitirá una mejor conservación de 1.300.000 hectáreas de la Amazonía peruana, según el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp).
 
Utilidad. El dinero que entregue AAF servirá para instalar hitos y señales demarcatorias en la zona, e inscribir al parque nacional en el registro de Áreas Naturales Protegidas de la Superintendencia Nacional de los Registros Públicos.

 

Te puede interesar