Sociedad

Colegio del Rímac: salón continuó clases presenciales pese a caso confirmado de COVID-19

Demora. En el 3ro A de primaria se pretendió pasar a la virtualidad por solo un día —pese a que el Minsa consigna que deben ser 7— hasta que el subprefecto de Lima, Edgar Trejo Cuentas, llamó a la institución.

El colegio Alfredo Bonifaz quedaría exento de un procedimiento administrativo sancionador que le hubiese cobrado hasta 450 unidades impositivas tributarias (más de 2 millones de soles). Foto: composición Fabrizio Oviedo/cortesía Edwin Córdova/Carlos Contreras/La República.
El colegio Alfredo Bonifaz quedaría exento de un procedimiento administrativo sancionador que le hubiese cobrado hasta 450 unidades impositivas tributarias (más de 2 millones de soles). Foto: composición Fabrizio Oviedo/cortesía Edwin Córdova/Carlos Contreras/La República.
Sebastián Meza

Edwin Córdova decidió descartar la infección de COVID-19 en su hijo, estudiante del colegio Alfredo Bonifaz (Rímac), la noche del 13 de julio. La profesora del 3ro A de primaria, Ana Carrillo, le comentó que había “unos casos en primaria e incluso en el salón“, según recuerda en conversación con este diario.

Así que a las 11.13 a. m. del día siguiente el laboratorio clínico Lab Perú le hizo una prueba de antígeno a su descendiente. La muestra confirmó las sospechas del padre, quien también es representante del colectivo Peruanos unidos por una mejor educación: el menor de 8 años contrajo coronavirus.

Al comunicarlo, “el colegio prefirió mantenerlo en silencio, no darlo a conocer a los padres“, dice Córdova. Evidencia de ello fue que la jornada presencial del viernes 15 de julio se hizo con normalidad. Para entonces, el padre de familia ya había hecho público el reclamo mediante la agrupación antes referida.

Peor aún, “solamente dijeron que el niño (su hijo) no vaya a clases y que los demás siguieran asistiendo“. Es por eso que el representante del colectivo recae en que “en primaria ha habido (sic) una política de ocultamiento de los casos“.

En la Resolución Ministerial N° 048-2022-MINEDU se establece lo que debió haber hecho la institución militar Alfredo Bonifaz: suspender temporalmente la presencialidad durante 7 días, como subraya el “protocolo ante casos sospechosos o confirmados de contagio“.

En cambio, a las 9.20 a. m. del domingo 17 de julio, la licenciada Carrillo, a cargo del grado, escribió en el grupo de WhatsApp del salón que “por orden del coronel (y director Smith Herrera Ibañez) y la subdirectora (de primaria, Tania Chavarria Rodriguez) el aula de 3ro A pasará a virtual el día de mañana, solo por mañana“.

El lunes Córdova se comunica a las 10.00 a. m. con el subprefecto de Lima, Edgar Trejo Cuentas, para informarle los hechos. También consultado por La República, la autoridad confirma la atención al padre de familia y la comunicación que trató de tener con la dirección del colegio Alfredo Bonifaz.

A golpe de las 11.30 a. m., Trejo Cuentas narra que le contestó la secretaria del coronel y cabeza de la IE Smith Herrera. El director había salido. El prefecto recuerda haberle preguntado “por qué no se están siguiendo los protocolos”.

Recién ese día el centro educativo castrense dependiente del Ministerio de Defensa apeló a los siete días de descanso por caso de COVID-19. Así lo confirma un mensaje de la profesora Carrillo a las 5.28 p. m. del 18 de julio. Lo escrito termina con una advertencia a modo de consejo: “No asustarse ni hacer suposiciones de otros casos. Solo estamos acatando lo establecido médicamente”.

Respuesta del colegio Alfredo Bonifaz Fonseca

Pese a la evidencia mostrada, la dirección del colegio responde a un correo de este diario que “la Institución (sic) educativa dio cumplimiento a lo establecido en la norma inmediatamente conocida la confirmación positiva del estudiante“.

Respuesta del colegio Alfredo Bonifaz. Foto: captura de pantalla.

La brevísima argumentación, como se lee en la captura adjuntada, recae en que la norma señala “la comunicación (...) ante confirmación de un caso positivo“, pero la Resolución Ministerial N° 048-2022-MINEDU precisa también que se debe suspender contacto físico del alumnado y profesorado frente a un caso sospechoso. Eso tampoco ocurrió a la brevedad. El 13 de julio Córdova pidió permiso para que su hijo faltase a las clases del día siguiente, jueves 14. Recién el martes 19 se acató debidamente lo dispuesto a nivel nacional.

La norma referida. Foto: captura.

Situación diferente en la aplicación de protocolos: caso secundaria

La comunicación fue distinta en grados como el 2do A, 2do E, 3ro C y 5to E de secundaria. En las cuatro secciones, la subdirección cumplió con aplicar los siete días preventivos al registrarse casos de COVID-19.

Situación diferente en la aplicación de protocolos: caso secundaria del colegio Alfredo Bonifaz. Foto: Peruanos unidos por una mejor educación.

Situación diferente en la aplicación de protocolos: caso secundaria del colegio Alfredo Bonifaz. Foto: Peruanos unidos por una mejor educación.

¿El colegio Alfredo Bonifaz podría recibir una sanción por la demora en la aplicación de protocolos?

El Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi) es la autoridad competente para advertir a los colegios que incumplen con sus obligaciones en contexto de COVID-19.

El ente da un plazo para que se implementen las acciones correctivas. El colegio Alfredo Bonifaz tardó un par de días en cumplir la norma. De esta forma, quedaría exento de un procedimiento administrativo sancionador que le hubiese cobrado hasta 450 unidades impositivas tributarias (más de 2 millones de soles).