ONPE - Revisa aquí cuál es tu local de votación para las elecciones de octubre
Sociedad

Proveedores peruanos quiebran por deudas de las empresas chinas

El método. Extranjeros ganan licitaciones de carreteras y subcontratan a empresarios locales a quienes no les pagan por sus servicios. Eso provoca el colapso económico.

Reclamo. Afectados protestaron en afueras del local de Consorcio Vial Sur el viernes 29 de abril en Juliaca. Colocaron pancarta con fotografía de empresario acusado de estafarlos. No hay quien responda por deudas. Foto: La República/Juan Carlos Cisneros
Reclamo. Afectados protestaron en afueras del local de Consorcio Vial Sur el viernes 29 de abril en Juliaca. Colocaron pancarta con fotografía de empresario acusado de estafarlos. No hay quien responda por deudas. Foto: La República/Juan Carlos Cisneros
Liubomir Fernández

Puno. Emiliano Añari Hidalgo está quebrado. Tiene deudas con operadores de maquinaria pesada. Su empresa dio servicios a la empresa china Railway Tunnel Group y Constructora. Esta le dejó una deuda de S/ 160.000 por alquiler de cargador frontal en una obra vial.

La empresa asiática se asoció con la peruana Contratistas Generales Philadelfia SAC y conformaron el Consorcio Vial Sur Perú.

A esta sociedad Provías Nacional en 2018, le adjudicó más de 167 millones de soles para que mejore y conserve tres carreteras en las provincias de Lampa y Azángaro (Puno).

Los empresarios chinos subcontratan otras empresas para cumplir el contrato. El método de subarrendar es una práctica común de varias empresas. Los informes y avance de obra que le remiten a Provías Nacional, lo hacen como si fuesen sus trabajos.

“Mire, tengo deudas con mis trabajadores y me da vergüenza que me cobren. Los chinos me deben S/ 160.000. Pero con el cuento que me van a pagar me han hecho reducir a S/ 127.000. Pese a que hemos entregado documentos no hay nada. Sin capital ni ingresos me han hecho quebrar y ellos felices”, dijo a La República.

Felicitas Vilca de Alata es otra empresaria del rubro de alquiler de maquinaria pesada. Igual quebró por las deudas.

“Cada vez que venimos nos mecen. Ponen a dialogar a un representante pero la persona a la que eligen la cambian y así sucesivamente. De ese modo extienden el problema y cada vez nos mienten”, aseguró.

A trabajadores

El problema no es solo con empresarios sino contra obreros. A Luis Candia Quispe, le adeudan S/ 6.000. Trabajó en el tramo Azángaro- Chupa. “Yo que vivo de mi esfuerzo y de mi trabajo diario, me han perjudicado. Y nadie me da razón. No hacen caso. Nadie hace nada”, contó.

Los afectados son decenas de trabajadores, maquinistas, proveedores de bienes y servicios, cocineros entre otros que trabajaron en la ruta Lampa-Ocuviri y Azángaro- Chupa.

La República buscó la versión de los empresarios chinos en reiteradas oportunidades. Sus trabajadores en Puno alegaron que no pueden declarar mientras no tengan autorización de los representantes oficiales de la empresa: unos radican en China y otros en Lima. La posición es similar con sus proveedores.

Los maquinistas confirmaron que todos los trabajos en la carretera de Puno son producto de mano de obra barata. “Yo trabaje trasladando material de cantera. El material que me hicieron echar en la carretera es pésimo. Todo lo adquieren a precio mínimo, es decir a mano de obra barata y por eso las obras están mal. Sin embargo, esos temas no son controlados por las empresas supervisoras”, aseguró Rogelio Nina, propietario de maquinaria pesada.

Los afectados superan las 300 personas. La mayoría viven en las zonas alejadas de Puno o regiones de Cusco y Arequipa. Los agraviados estimaron que las deudas bordean los tres millones de soles.

“Mire, muchos estamos pagando impuestos sin haber cobrado porque hemos emitido las facturas. Y esa es una de las principales razones por la cual la mayoría ha quebrado. La Sunat, no perdona y los chinos felices”, se quejó Emiliano Añari.

Protestas

Los proveedores afectados protestaron en las afueras del local del Consorcio Vial Sur Perú el viernes pasado. Uno de sus representantes se comprometió a pagar. Pero el compromiso no tiene validez porque no es un representante acreditado.

Llegaron estafados de Cusco y Arequipa, y provincias de Puno, que entre lágrimas, exigieron sus pagos. Ingresaron al interior del local del Consorcio Vial Sur Perú, pero los empresarios llamaron a la Policía Nacional. Cuatro personas terminaron en la comisaría de Juliaca. Tres mujeres denunciaron agresión.

Hay una convocatoria a nivel regional para tomar carreteras para que los empresarios chinos paguen sus deudas y se retiren del país.

“Como nadie nos escucha solo nos queda tomar medidas de fuerza. Todos hacen oídos sordos. Yo tengo tres hijos que mantener y no me pagan mis 5 mil soles. Esto no se va a quedar así. En plena pandemia me dejaron sin comer”, dijo Leoncio Mamani, obrero.

No es la única empresa china que afronta reclamos. El Consorcio Hospitalario Manuel Núñez Butrón de Puno, integrado por las empresas chinas China Railway N° 10 Engineering Group CO. Ltd Sucursal del Perú y Weihai Construction Group Company Limited, también tiene cuestionamientos. Contrataron a proveedores locales y no les pagaron.

“Estos chinos son barateros. Compran todo a bajo precio y encima no pagan. Siempre dicen que el Estado no les paga. Pero ahora resulta que se agarran contratos millonarios y a nosotros no nos pagan, A mí me deben por bienes de ferretería. Son más de 17 mil soles que me deben”, se quejó José Llanos.

China Railway N° 10 Engineering Group CO. Ltd Sucursal del Perú, también ejecuta el hospital de EsSalud en Alto Puno. Los obreros pararon más de un mes la obra porque no les pagaban meses.

Para estos señores la estafa por incumplimiento de pagos es su ganancia. Esto es a nivel nacional y nadie hace nada. Por eso nos hemos rebelado. Cómo es posible que chinos hagan lo que les da la gana el país”, dijo Efraín Churacutipa, dirigente de los obreros.