LO ÚLTIMO - Congreso: aprueban citar al primer ministro Aníbal Torres
LR DATA - Solo hay un resonador magnético operativo por cada 10.000 pacientes con cáncer
Sociedad

Grupo policial de élite busca a joven secuestrado en Trujillo

Arribaron de la ciudad de Lima para tratar de capturar a delincuentes que mantienen en cautiverio a hijo de regidora del distrito de El Porvenir y empresaria avícola.

Vehículo usado en secuestro fue dejado en Alto Trujillo. Foto: URPI-GLR
Vehículo usado en secuestro fue dejado en Alto Trujillo. Foto: URPI-GLR
LR Norte

Un grupo policial de élite proveniente de la ciudad de Lima arribó la tarde del sábado 13 de noviembre a la ciudad de Trujillo para iniciar las pesquisas que permitan dar con la ubicación y captura del grupo de delincuentes que secuestró al hijo de la regidora del distrito de El Porvenir y empresaria avícola, Sandra Guevara Villalobos.

La víctima Alan Ríos Guevara de 28 años fue sacado al promediar las 8 de la mañana del sábado 13 de noviembre cuando se encontraba en el interior de su puesto del mercado Siete de junio, ubicado en el sector Río seco, del distrito de El Porvenir, en la provincia de Trujillo, en medio del asombro de sus compañeros de trabajo.

Víctima fue sacada de mercado Siete de Junio. Foto: URPI-GLR

Cámaras de seguridad del lugar registraron a los autores del secuestro. Tres hombres salieron del mercado rodeando a su agraviado y lo suben a una camioneta blanca doble cabina para luego huir a toda velocidad.

Los sujetos cubrían sus rostros con mascarillas y cubrían sus cabezas con gorras para no ser reconocidos y por sus características físicas aparentan ser extranjeros.

Media hora más tarde, el vehículo usado para el secuestro fue abandonado en la avenida Uno frente al barrio tres del centro poblado Alto Trujillo del distrito de El Porvenir. La unidad fue quemada al parecer para borrar huellas.

Las autoridades sospechaban que los autores del rapto es una banda injertada entre delincuentes limeños, extranjeros y trujillanos.

Hasta el cierre de edición se conoció que los hampones no se comunicaban con los familiares del secuestrado para hacer conocer sus demandas.