Crimen en albergue de Inabif en Arequipa

Casa hogar. Tres adolescentes de 15 años habrían atacado a cuidadora del albergue Casa Isabel II del Inabif. Según necropsia, trabajadora social fue atada y asfixiada. Dos fueron detenidas en la ciudad de Camaná.

Crimen. Este hecho de sangre ocurrió en casa albergue ubicada en el distrito de Socabaya, la noche del domingo. Este centro es administrado por el Inabif.
Crimen. Este hecho de sangre ocurrió en casa albergue ubicada en el distrito de Socabaya, la noche del domingo. Este centro es administrado por el Inabif.
Joyce Guzmán

Tres adolescentes de 15 años, que se hallaban internadas en el albergue Casa Isabel II del Centro de Atención Residencial (CAR), administrado por el Inabif, habrían asesinado a su cuidadora, la asistenta social, Shirley C. S. (30). Al parecer cometieron el crimen para poder huir.

Este hecho se suscitó la noche del domingo, en una de las habitaciones del albergue ubicado en el distrito de Socabaya. Las menores -que fueron visualizadas por las cámaras de seguridad- ingresaron al cuarto donde descansaba la víctima, para luego de unos 20 minutos salir raudamente.

Dentro de la habitación no hay cámaras de vigilancia. No se hallaron huellas en las paredes del recinto, por lo que se cree que fugaron por la puerta principal. Todo quedó grabado y esas imágenes se encuentran en manos de la Fiscalía de Familia de Paucarpata, quien lleva el caso.

PUEDES VER: Arequipa: sentencian a prisión a sujetos por robo de celulares en moto

Con crueldad y alevosía

La asistenta social fue amarrada de pies y manos, con prendas de vestir de la propia víctima y una sábana. Finalmente la ahorcaron con una chalina. Según la necropsia su deceso fue por asfixia,

Para los agentes de Homicidios, al parecer las adolescentes lo planearon todo y actuaron con crueldad. Se cree que el deceso de la mujer fue en el acto.

Tras el aviso de los responsables de este albergue, los serenos de Socabaya llegaron y trasladaron a la mujer al hospital Honorio Delgado, donde señalaron que ya estaba muerta.

Detenidas en Camaná

Tras un rápido despliegue policial y operativo en diversas provincias de Arequipa, ayer por la tarde se detuvo a dos de las menores implicadas en este crimen, en la ciudad de Camaná. M.E.Ch. (15) y R.Q.Z. (15), buscaban una movilidad para irse a Ocoña.

Agentes de Homicidios están tras los pasos de la tercera implicada M.Q.U (15), quien estaría en Aplao (Castilla). Las dos adolescentes detenidas fueron llevadas a la Divincri la tarde de ayer, inicialmente se mostraron tranquilas y hasta frías.

Durante la mañana, familiares de la joven profesional llegaron hasta la Divincri exigiendo justicia, precisaron que Shirley trabajaba en el albergue desde hace 3 meses, siendo egresada de la Universidad Nacional de San Agustín.

Mientras que el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables señaló que vienen trabajando en conjunto con las autoridades policiales y del Ministerio Público, además de brindar acompañamiento a la familia de la fallecida.

Local con antecedentes

Pero no es la primera vez que se ocurre un crimen en este albergue exclusivo para mujeres. En julio pasado, Flor Ángela Rivas (38), fue acusada de asesinar a una menor de 12 años con habilidades especiales, tras colocarle una almohada en el rostro.

La mujer, quien era cuidadora de esta casa albergue, ya se encuentra en el penal, cumpliendo prisión preventiva por seis meses. Ella argumentó que solo quiso hacer dormir a la menor y su intensión no era matarla.

Problemas de personalidad disocial

La jefa del Departamento de Psiquiatría del hospital Honorio Delgado Espinoza, Nathaly Blanco, sostiene que para asfixiar a la cuidadora del albergue, las menores deben haber tenido una falta de conciencia y juicio. Indicó que bastantes pacientes de albergues acuden al nosocomio por problemas de adicciones por consumo de sustancias, cuadros de depresión o rasgos de personalidad disocial, o inestable.

Para Blanco es importante saber que resultados hay de las evaluaciones a las que fueron sometidas las menores. La psiquiatra sostiene que en el nosocomio acudían muchos adolescentes con cuadros serios de agresividad, de conducta que no siguen las reglas o son opositoras a las indicaciones.