Traficantes de migrantes usaban sellos falsos para llevar a ilegales entre Perú y Chile

Investigación. Banda operaba entre Perú y Chile antes de la pandemia. La Policía chilena capturó primero a tres. Y el jueves en Perú se detuvo a 16.

Falsificación.  Usaban documentos con sellos falsos para que viajeros pudieran cruzar Chacalluta  sin pasar por el control.
Falsificación. Usaban documentos con sellos falsos para que viajeros pudieran cruzar Chacalluta sin pasar por el control.
Liz Ferrer Rivera

Tacna. En agosto pasado, la Policía de Investigaciones (PDI) de Arica y la Fiscalía de Chile, capturó a tres ciudadanos peruanos (un varón y dos damas), que integraban una banda dedicada al tráfico de migrantes provenientes de Tacna. Por su parte, la Policía peruana capturó el jueves pasado a 16 personas por el mismo delito, y algunos de ellos integrarían la misma organización identificada por la PDI.

Esta banda, que en Perú fue denominada “Los escorpiones de Santa Rosa”, habría quedado dividida entre Tacna y Arica debido a la pandemia de la COVID-19 y sus actos ilícitos se remontan antes del cierre de fronteras. Así lo explicó el Subcomisionado César Cifuentes de la Brigada Investigadora de Trata de Personas de la PDI de Arica.

La investigación chilena se inició en el 2019, cuando se detectó sellos falsos de la PDI en documentos de declaración que usaban los extranjeros para pasar el complejo fronterizo de Chacalluta (Arica). En lugar de ir a las islas de control migratorio (a cargo de la PDI), los viajeros acudían directamente a la revisión de equipaje, mostrando la declaración con el sello falso.

La banda cobraba desde 200 dólares y habrían transportado también menores de edad. Entre los implicados están conductores, pues para retirarse de Chacalluta debían contar con vehículos que pasaran por una revisión en el complejo. La Fiscalía de Arica estima que más de 20 personas cruzaron bajo esta modalidad la frontera. Del lado peruano más de mil.

Cifuentes explicó que a causa de la pandemia, la investigación se relentizó, pero en agosto pasado se dio con la captura de tres personas involucradas, en las ciudades de Calama e Iquique (Norte de Chile). La operación se llamó “Filatelia”, por la falsificación de sellos. El varón cumple cárcel preventiva y las damas (madre e hija menor de edad) están bajo arresto domiciliario.

El tráfico de migrantes en Chile tiene una pena de hasta 5 años de cárcel.

La coordinación entre las policías de Perú y Chile fue importante para desbaratar la banda. “Es constante la coordinación estratégica entre ambas policías a fin de desbaratar estas organizaciones (...) la idea es tener un apoyo fluido y la entrega de antecedentes que permitan desbartar esas organizaciones en cada país.”, resaltó el subcomisionado.

Dos policías peruanos

La Policía peruana resaltó que la coordinación con Chile fue vital para el avance de su investigación en Perú.

Entre los detenidos en Perú están los policías José Camargo Aguilar y Ricardo Luque Tipo, además de Jorge Carlos Belmonte Quispe, un trabajador de Migraciones en Tacna. En Chile no hay funcionarios públicos implicados.