Q’eswachaka: la reconstrucción del último puente inca situado en Cusco

El puente Q’eswachaka fue construido por los incas hace más de 500 años como parte del Qhapaq Ñan. Sobrevive hasta nuestros tiempos por la infatigable labor de cuatro comunidades quechuas.

Puente Q'eswachaka, producto de un trabajo comunal bajo la figura ancestral de la minka. Foto: Gobierno Regional de Cusco
Puente Q'eswachaka, producto de un trabajo comunal bajo la figura ancestral de la minka. Foto: Gobierno Regional de Cusco
LR Cusco

Cusco. El puente Q’eswachaka, situado en la provincia cusqueña de Canas, es el paradigma vivo de la cultura milenaria peruana inca, pero en marzo colapsó debido a que sus sogas no fueron restauradas el año pasado, dado que se acataban estrictas medidas de bioseguridad que impedían las aglomeraciones.

Este puente, que mide 33 metros de largo y 1,20 metros de ancho destinado para cruzar el caudaloso río Apurímac, para su construcción demanda de las manos de la comunidad. Sus grandes sogas son trenzadas con fibra de q’oya ichu y chachacomo. El ritual ancestral de renovación se ejecuta cada año en la primera semana del mes de junio con la participación de 1.000 personas, hombres y mujeres de las comunidades quechuas de Huinchiri, Chaupibanda, Choccayhua y Ccollana Quehue, ubicadas en el distrito de Quehue.

Organizados bajo la figura de la minka (participación mutua), los comuneros quechuas unen sus esfuerzos para realizar el arduo trabajo. Esta tarea, para los hombres y mujeres de Quehue, es un medio para mantener en buen estado una vía de comunicación y una forma de estrechar los lazos sociales.

“Asumen esta práctica tradicional como un elemento fundamental de la identidad cultural de la población de Quehue y representa el vínculo que se establece con la naturaleza y con la historia”, señalan desde el Gobierno Regional de Cusco.

Durante el ritual de renovación que demanda cuatro días para realizar diversas labores, los comuneros realizan ceremonias de ofrenda a la Pachamama o Madre Tierra y a los Apus o espíritus tutelares a cargo de un sacerdote andino.

El puente Q’eswachaka es una maravilla de la ingeniería inca, sostiene el gobernador regional de Cusco, Jean Paul Benavente, que obtuvo el año 2013 el reconocimiento como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Q´eswachaka nuevamente muestra al mundo su belleza indomable esta vez junto a un moderno centro de interpretación, obra ejecutada por el Gobierno Regional de Cusco mediante la Gerencia Regional de Comercio Exterior y Turismo en convenio con el gobierno local de esa jurisdicción. Este espacio permitirá mostrar a los visitantes nacionales y extranjeros cómo cada año se renuevan las sogas hechas a mano.

Lazy loaded component