CTS - Promulgan ley que autoriza a disponer libremente del 100% de los fondos

Lambayeque: cortometraje chiclayano se estrenó en Festival de Cine de Málaga

La luz de Masao Nakagawa fue estrenado en España y espera ser proyectado en Chiclayo. Documental busca revalorar el legado de estudio fotográfico y la fotografía analógica.

Documental chiclayano participó en Festival de Málaga. Foto: La Luz de Masao Nakagawa/Facebook
Documental chiclayano participó en Festival de Málaga. Foto: La Luz de Masao Nakagawa/Facebook
Carlos Vásquez

La luz de Masao Nakagawa, cortometraje documental chiclayano (región Lambayeque), fue estrenado el último miércoles 8 de junio en el Festival de Cine de Málaga, en España. La película fue seleccionada en la competencia oficial de cortometraje documental.

La luz de Masao Nakagawa busca revalorar el tradicional estudio fotográfico analógico de Chiclayo y el norte del país, y conservar el legado de su fundador, Masao Nakagawa. Se espera su proyección en la ciudad de Chiclayo.

Hideki Nakazaki, director del cortometraje documental, indicó a La República que la importancia de este filme es resaltar este laboratorio fotográfico fundado hace 91 años, y su repercusión en los habitantes de la ciudad de Chiclayo con el paso del tiempo.

Nakazaki contó que uno de los intereses por realizar este cortometraje comenzó con la investigación de la migración japonesa al Perú, en la cual muchos inmigrantes emprendieron negocios en varias ciudades. Y es el estudio fotográfico Nakagawa uno de los negocios familiares que ha perdurado en Chiclayo durante los últimos años.

“Nakagawa es uno de los negocios fotográficos más antiguos de Chiclayo, y justo me di con la sorpresa de que estaba por cerrar. Este cortometraje es un retrato fotográfico del lugar y sus trabajadores, quienes han sido muy importantes en este emprendimiento”, explicó.

Líneas seguidas, Nakazaki refirió que el documental también hace énfasis en la realización de la fotografía analógica que ha pasado a ser un arte entregado a la paciencia y la minuciosidad. Además, produce sensaciones en las personas por conseguir retratos en un proceso fotográfico tradicional.

En diálogo con La República, Jaisia Figueroa Idroga, productora del cortometraje, indicó que fue filmado en 16 milímetros, lo que le da una textura que solo da la producción cinematográfica de antes, y en donde además el sonido lleva a un viaje de recuerdo y ensueño de un tiempo detenido.

Otra característica importantes de este documental, según Jaisia Figueroa, es el valor de planos, donde el espectador observa la realidad sin invadir el espacio de los personajes.

“Mucha gente siente un interés muy grande porque este lugar les trae recuerdos de la infancia y su familia. Les trae mucha nostalgia. Este cortometraje también habla del adiós al proceso analógico en este estudio fotográfico”, afirmó.

Equipo que participó en la realización de documental. Foto: La Luz de Masao Nakagawa /Facebook

Hideki Nakazaki y Jaisia Figueroa coincidieron en señalar que se necesita sensibilizar sobre el peligro del archivo fotográfico del estudio Nakawaga y la relevancia del trabajo realizado por la comunidad nikkei en el Perú.

Se espera que en las próximas semanas el documental La luz de Masao Nakagawa participe en el Festival Frontera Sur de Chile.