SJM: exmilitar se refugia en su casa tras ser acusado de asesinar a un joven

El presunto asesino se atrincheró en su domicilio. Tras algunas horas de asedio policial, los agentes pudieron capturar al hombre.

Giovanni Herrera Ccarhuaslla estaba encerrado junto con su cómplice, Paulo Andrés Angaritas. Foto: captura de América
Giovanni Herrera Ccarhuaslla estaba encerrado junto con su cómplice, Paulo Andrés Angaritas. Foto: captura de América
Sociedad LR

Casi 30 agentes de la Suat rodearon una vivienda ubicada en el asentamiento humano Villa Solidaridad, en San Juan de Miraflores.

Las fuerzas del orden tenían información, por parte de la comisaría de la zona, de que en el inmueble se refugiaba el autor del asesinato del joven de 26 años Omar Jesus Leandro Espinoza, el último viernes.

De acuerdo a los testimonios de los amigos de la víctima, Omar estaba conversando con ellos en la calle cuando el atacante, identificado como Giovanni Herrera Ccarhuaslla (34), apareció apuntándole con un arma y le disparó varias veces.

Sus amigos lo trasladaron al hospital María Auxiliadora; sin embargo, murió en el camino.

“He bajado con mi moto a buscarle y he venido acá, a emergencia, (y) me dan la noticia que mi hijo ha fallecido”, declaró a América TV Jesús Leandro Ramos, el padre del joven asesinado.

Lazy loaded component

Luego del crimen, los testigos indicaron que Herrera, exmilitar del ejército, estaba refugiado en su domicilio junto con un cómplice.

La Policía llegó hasta el lugar, pero nadie respondía cuando los agentes tocaban la puerta de la vivienda. Ante esta señal de alerta, un grupo de élite actuó con cautela.

Los suboficiales se percataron de que al interior también habían otras personas que corrían peligro, por lo que tuvieron que ingresar por las casas aledañas. Además, habían francotiradores en los otros techos, situación que generó tensión por casi cuatro horas.

Finalmente, los agentes de la Suat lograron capturar a Herrera Ccarhuaslla, a quien sus vecinos conocen como ‘el loco’. También fue intervenido su cómplice Paulo Andrés Angaritas Quinteros, un ciudadano venezolano de 27 años.

Ambos fueron trasladados al Depincri de San Juan de Miraflores para someterse a las investigaciones correspondientes con el fin de esclarecer los hechos.