El Chato Aguilar ya antes se había fugado del penal de Santa Bárbara

Óscar Chumpitaz

Prófugo. Genaro Aguilar es el hampón más buscado del país. Foto: difusión
Prófugo. Genaro Aguilar es el hampón más buscado del país. Foto: difusión

El más buscado. Sujeto fue rescatado a tiros por su banda criminal tras ser llevado a una clínica desde el penal de Lurigancho.

Su primera fuga la concretó el 11 de agosto del 2010, poco después de haber sido detenido junto con unos policías corruptos. En ese entonces huyó del penal transitorio de Santa Bárbara, en el Callao, luego de burlar a los custodios de un colindante cuartel policial. Para eso, colgó varias sábanas anudadas desde una ventana y saltó a la calle.

Pero Genaro Agustín Aguilar Oliva, de 38 años, conocido en el mundo del hampa como el Chato, cayó nuevamente y se le condenó a 30 años de prisión por trata de personas.

No obstante, el último sábado escapó enmarrocado cuando era atendido en un centro de salud, adonde fue conducido desde el penal de Lurigancho.

Aguilar Oliva era custodiado por dos agentes penitenciarios, pero fue rescatado a balazos de la clínica Limatambo, ubicada en la avenida Próceres de la Independencia. Él había sido trasladado a ese lugar por un problema de tuberculosis.

Ese día, la aparente calma que reinaba fue irrumpida de pronto por seis sujetos armados y en motocicletas que ejecutaron una operación de película. Uno de sus cómplices ingresó por el servicio de emergencia con un chaleco azul y disparó tres tiros al agente penitenciario Manuel Guillén Quenaya, quien quedó grave, cerca del tópico.

Su compañero, también técnico del INPE, Luis Fajardo Paino, trató de intervenir, pero fue reducido a golpes. Terminó con conmoción cerebral.

El Chato Aguilar estaba enmarrocado y llevaba puesto un protector facial. Liberado de sus custodios, aceleró el paso flanqueado por dos sujetos y salió por la puerta donde lo esperaban otros cuatro malhechores.

Todo había sido planificado al milímetro; sin embargo, no se descarta que existan actos de corrupción entre los funcionarios del Instituto Nacional Penitenciario (INPE).

Con menores y policías

Todo el rescate gansteril quedó registrado por una cámara de seguridad interna.

En seguida, llegó un contingente policial y fue advertido de que el Chato se había escapado instantes antes. Desde entonces es el delincuente común más buscado en todo el país.

Genaro Aguilar Oliva tiene cuatro requisitorias por robo agravado. En el 2009 había sido capturado por integrar una banda delincuencial.

Por entonces, había captado a la adolescente B.R.F. (13) y la usaba, bajo amenazas, para asaltar a taxistas junto con su cómplice, el suboficial de primera PNP Percy Héctor Valdivia Caffo, de 39 años.

A este último sujeto, conocido como Gringo, se le vincula además con una mafia internacional que traficaba con visas norteamericanas. Fue acusado en seis ocasiones por falsificación de documentos ante el 25 Juzgado Penal y prestó servicios en la comisaría 10 de Octubre, de donde desertó.

LR PODCAST: Escucha el Informe Matinal del 22 de febrero del 2021

Lazy loaded component