Con solo ocho camas UCI para enfermos COVID, colapsó el hospital Carrión

No da más. Jefe de Emergencias del nosocomio chalaco pide al director que no se deje ingresar a más pacientes porque no cuenta con suficiente personal médico y técnico, ni con balones de oxígeno.

Responsabilidad. Desde la primera ola, el Gobierno Regional del Callao, a cargo de la administración del Hospital Carrión, sabe de las necesidades del nosocomio. Foto: Jorge Cerdán / La República
Responsabilidad. Desde la primera ola, el Gobierno Regional del Callao, a cargo de la administración del Hospital Carrión, sabe de las necesidades del nosocomio. Foto: Jorge Cerdán / La República
María Elena Hidalgo

Las autoridades del hospital Daniel Alcides Carrión negaron varias veces a La República acceso a las instalaciones para informar sobre las condiciones en que se enfrentaba la segunda ola. Ante el bloqueo, decidimos ingresar subrepticiamente, pero fuimos intervenidos y expulsados. Ahora sabemos por qué: el nosocomio ha colapsado debido al desborde de contagiados por el Covid-19. Con solo 12 camas UCI, de las cuales únicamente 8 han sido destinadas para los contagiados por la pandemia; con personal médico que solo puede atender el 50% de las necesidades; la carencia de reactivos para la medición de oxígeno; y con una de sus dos plantas productoras de oxígeno inoperativa, el Hospital Regional del Callao Daniel Alcides Carrión no pudo más.

En un informe remitido al director del hospital, Jesús Briceño Acuña, el infectólogo y jefe de los Servicios de Emergencia, Jesús Chacaltana Huarcaya, le solicitó que no ingresaran más enfermos porque simplemente no hay capacidad ni espacio para la atención. Virtualmente, declaró el colapso.

“Con la segunda ola de esta pandemia por el Covid-19, la emergencia ha sido excedida en su capacidad operativa al momento del presente informe (26 de enero)”, reportó el doctor Jesús Chacaltana: “Ante la gran demanda de pacientes (...), la emergencia no cuenta con disponibilidad de oxígeno, ni con suficientes balones; además, tiene limitado personal asistencial (médicos, enfermeras, técnicos), (...) y no cuenta con disponibilidad de camas en la unidad de cuidados críticos ni camas de observación en la emergencia, y de forma insuficiente en hospitalización, tanto para pacientes Covid y no Covid”. Por lo tanto, Chacaltana demandó a Briceño que ordene cerrar la atención a más pacientes.

Desde la primera ola de la pandemia quedó en evidencia que el hospital Carrión, que está bajo la administración del Gobierno Regional del Callao, requería con urgencia mejorar la infraestructura y la logística, tratándose de un nosocomio de Nivel 4 o de Alta Complejidad. Era evidente que se necesitaba adquirir más camas UCI, pero no sucedió.

Falencia. Los equipos del Carrión requieren renovarse. Foto: difusión

En la primera hora también demostró que contaba con un déficit de hasta 35% de personal, por lo que se recurrió a contratos mediante la modalidad CAS para atender a los contagiados por el Covid-19, pero fue muy insuficiente. De cada diez contratados CAS, la mitad renunció al poco tiempo por mejores ofertas laborales o por la demora en los pagos. Otro grupo se retiró al contagiarse. El Carrión ahora solo tiene la mitad de su personal, como pudo comprobar este diario en el interior del nosocomio.

Los que trabajaban con pacientes del Covid-19 reciben 8 mascarillas al mes para cumplir sus 12 jornadas de 12 horas al mes. Como no son suficientes las mascarillas, la orden de las autoridades del hospital es que las reutilicen. Los trabajadores han optado por adquirir sus propias mascarillas para protegerse. “Hacemos 12 turnos al mes y con 8 mascarillas no alcanza. Por seguridad esas mascarillas debemos rotarlas cada 4 horas porque ya no filtra. Pero no es posible porque uno está trabajando y en un área crítica no podemos sacarnos la mascarilla, la terminamos usando por más tiempo porque debemos esperar al almuerzo que no lo tomamos a la hora indicada porque uno prefiere avanzar y terminar el trabajo para luego tomar las medidas de bioseguridad”, relató a La República un trabajador de UCI que prefirió no identificarse.

Colapso. El Carrión ya no puede aceptar más pacientes. Foto: John Reyes / La República

El área más afectada es Enfermería, que contaba con 700 enfermeros y ahora tiene al menos 200, lo que ha originado una recarga en la atención de pacientes. Antes había dos enfermeros por turno en cada sala, ahora hay uno solo que muchas veces cubre tres salas.

“Cubren una necesidad sacando personal de otras áreas y uno termina haciéndose cargo de dos o tres áreas dando lo que pueda dar para pasar a otra sala. Las salas son de 18 pacientes y te conviertes en un pulpo y por el apuro descuidas alguna medida de protección y ya eres un personal menos”, describió crudamente un enfermero. Por eso ha colapsado el Carrión.

Gobierno del Callao no dice nada

Consultado el Gobierno Regional del Callao, el vocero dijo que las autoridades del Carrión responderían a las preguntas. Pero estas afirmaron que para hacerlo requerían la autorización del Gobierno Regional.

Peloteo. En julio pasado, el Gobierno Regional compró una segunda planta de oxígeno, pero no llegó a funcionar por deficiencias. El Carrión sobrevive con una planta vieja.

LR PODCAST: Escucha el Informe Matinal del 27 de enero del 2021 

Lazy loaded component

Newsletter COVID-19 en Perú de La República

Suscríbete aquí al boletín de La República y recibe a diario en tu correo electrónico toda la información sobre el estado de emergencia y la pandemia de la COVID-19.